Saltar al contenido

Sanar al Niño Interior: Un Viaje de Descubrimiento y Crecimiento

mujer con su niño interior

¿Sabías que todos tenemos un niño interior? Si, tú también lo tienes, solo que quizás, no seas muy consciente de ello. Es posible que hayas escuchado el termino niño interior alguna vez y es que, en el universo del desarrollo personal y la psicoterapia, el concepto del niño interior ha ganado mucha tracción en los últimos años. Esta entidad simbólica, que reside en el subconsciente de cada individuo, representa las experiencias tempranas, emociones y recuerdos que uno ha acumulado durante su niñez. El niño interior puede guardar tanto recuerdos felices como traumáticos y dolorosos, y su estado influye en cómo los adultos experimentan el mundo y reaccionan ante él.

1. ¿Qué es el Niño Interior?

El concepto del niño interior se refiere a una parte de nuestra psique que representa nuestra esencia más pura y auténtica. Es la parte de nosotros mismos que guarda recuerdos, emociones y experiencias de nuestra infancia.

El niño interior está compuesto por la combinación de nuestras necesidades emocionales, deseos, creatividad y curiosidad. Cuando éramos niños, teníamos una visión del mundo inocente y espontánea. Experimentábamos emociones con intensidad, éramos imaginativos y nos permitíamos disfrutar de las pequeñas cosas sin preocupaciones. Sin embargo, a medida que crecemos, esta conexión con nuestro niño interior puede debilitarse debido a las demandas de la vida adulta, las expectativas sociales y las experiencias negativas que hemos vivido.

El Síndrome del Niño Abandonado es un claro ejemplo de cómo un niño interior herido puede afectar la vida adulta. Esta condición se manifiesta en personas que han experimentado abandono físico o emocional durante su infancia, causando dificultades para establecer y mantener relaciones saludables y una sensación persistente de inseguridad e insuficiencia.

¿Sientes que tu niño interior está sumamente herido? Déjame compartirte que en nuestro centro de psicología brindamos terapia para adultos, y nuestro equipo de psicólogas está aquí para ofrecerte su apoyo. Con una amplia experiencia en ayudar a aquellos que han enfrentado situaciones traumáticas, entendemos que dar el primer paso puede generar aprehensión. Te garantizamos un trato cercano y una atención centrada en la escucha.

Quizás te estés preguntando: ¿Cómo se si tengo un niño interior? Claro que lo tienes. Y te lo cuento en este post.

2. ¿Por qué es importante sanar el Niño Interior?

El niño herido puede influir en nuestra forma de pensar, sentir y comportarnos en la vida cotidiana. Puede manifestarse a través de deseos y necesidades no satisfechas, emociones reprimidas, patrones de comportamiento repetitivos o dificultades para establecer límites saludables y decir no. Reconocer y conectarse con nuestro niño interior es un paso importante en el camino hacia la autorreflexión, la sanación emocional y el crecimiento personal.

Al conectarnos con nuestro niño interior, podemos aprender a cuidarlo, nutrirlo y sanar las heridas emocionales que pueda haber experimentado. Esto implica prestar atención a nuestras necesidades emocionales y darles el espacio y el tiempo que merecen. Al hacerlo, podemos fomentar la autenticidad, la alegría y la creatividad en nuestras vidas adultas.

«La sanación del niño interior herido es un proceso profundo que nos permite recuperar nuestra autenticidad y redescubrir nuestra verdadera esencia.»

Alice Miller

Como psicóloga que ha trabajado durante muchos años con personas con distintos tipos de dificultades y con la experiencia acumulada durante estos años, he llegado a la conclusión de que en muchos casos detrás de los problemas actuales que trae el paciente a terapia, hay un niño herido. Un niño que fue herido durante su infancia y que a día de hoy, sigue arrastrando ciertas dificultades. El trabajo con el niño interior herido es un trabajo delicado, que requiere de mucho tiempo. Piensa que el trabajo consiste en hacernos conscientes de que ese niño esta ahí, de cómo esa herida nos afecta en nuestro día a día y de cuáles fueron las necesidades no cubiertas de ese niño.

Después de este arduo trabajo se busca la forma de sanar a ese niño. Algo que aquí puedo explicar de forma breve y sencilla, implica en realidad, muchas horas de terapia y de trabajo personal, así como, que el paciente se acerque a experiencias dolorosas.

3. Sanar al niño herido

La clave para superar problemas derivados de un niño herido es, en primer lugar, reconocer y aceptar su existencia. Muchos adultos viven en negación de su niño interior, especialmente cuando sus recuerdos de la infancia están llenos de dolor, violencia y trauma. Sin embargo, aceptar que las heridas del pasado pueden afectar nuestras vidas presentes es el primer paso crucial hacia la sanación.

Una vez reconocida la existencia del niño herido, es importante entender que este niño no es un enemigo, sino una parte de uno mismo que necesita ser amada y cuidada. Para sanar al niño herido, se requiere paciencia, tiempo y un genuino deseo de enfrentar y trabajar a través de los dolorosos recuerdos de la infancia.

Un componente crucial de este proceso de sanación es el auto-perdón y la compasión hacia uno mismo. Muchos adultos que han experimentado traumas infantiles tienden a culparse a sí mismos por las situaciones del pasado. Sin embargo, es importante recordar que el niño que eras no tuvo control sobre las circunstancias que te rodeaban. El auto-perdón puede ser un acto liberador que permite al niño interior herido comenzar a sanar.

¿Por qué me siento vacío? ¿Por qué soy tan dependiente emocionalmente? ¿Por qué no consigo disfrutar de la vida? ¿Por qué no consigo ser feliz?

Las mismas preguntas llevan a las mismas respuestas. Si siempre te planteas las mismas preguntas, obtendrás las mismas respuestas. Compra mi libro “100 preguntas para tirar del hilo”. Te ayudará a acercarte a tu tu niño interior y volver a conectar con él. Hagamos juntos un viaje en el que nos plantearemos nuevas preguntas que nos llevarán a nuevos lugares.

4. Cómo curar al niño herido

Existen varias técnicas para sanar al niño interior. Aquí se presentan algunas estrategias que han demostrado ser efectivas.

4.1. Terapia de regresión

Esta forma de terapia permite a los individuos explorar y trabajar a través de recuerdos reprimidos de la infancia. Bajo la guía de un profesional de la salud mental, puedes revivir y confrontar experiencias pasadas, proporcionando una oportunidad para el entendimiento y la reconciliación.

4.2. Terapia Gestalt

La terapia Gestalt ofrece un enfoque especialmente relevante para trabajar con el niño. En la terapia Gestalt, se reconoce la importancia de explorar y honrar todas las partes de nosotros mismos, incluido nuestro niño interior. Se alienta a los individuos a conectarse con su niño herido a través de técnicas como el diálogo interno, la silla vacía y la imaginación guiada. Estas herramientas permiten a las personas dar voz a su niño interior y escuchar sus necesidades, deseos y emociones más profundas. Al tomar conciencia de las partes no integradas de nosotros mismos y al trabajar con ellas de manera compasiva, podemos sanar heridas emocionales pasadas y recuperar la vitalidad y la autenticidad de nuestro niño interior. La terapia Gestalt nos ofrece un espacio seguro y de apoyo para explorar y nutrir a nuestro niño interior, promoviendo así un mayor equilibrio y bienestar en nuestra vida diaria.

4.3. Escritura terapéutica

La escritura puede ser una herramienta poderosa para sanar al niño interior. Puedes escribir cartas a tu Niño Herido, expresando tus sentimientos y ofreciendo palabras de consuelo y apoyo. Esta práctica puede ayudar a liberar emociones reprimidas y promover un sentido de paz y cierre.

¡Síguenos en instagram para estar al tanto de todo lo que publicamos!

En instagram hablamos sobre psicología: consejos, frases que nos hacen reflexionar, ejercicios, novedades de nuestro centro de psicología…

4.4. Meditación y visualización

La meditación puede ayudarte a conectar con tu niño interior en un nivel más profundo. Las técnicas de visualización, en particular, pueden ser extremadamente efectivas. Imagínate a ti mismo en un lugar seguro y tranquilo, donde puedes encontrarte con tu niño interior y hablar con él. Esta práctica puede ser emocionalmente intensa, pero también profundamente liberadora.

4.5. Arteterapia

La arteterapia puede ser una vía eficaz para explorar y expresar los sentimientos de tu Niño Herido. Dibujar, pintar, modelar con arcilla o incluso bailar son actividades que pueden ayudarte a conectarte con tu niño interior y permitirle expresarse de maneras que las palabras a veces no pueden.

4.6. Ayuda profesional

Si las heridas son muy profundas o el proceso se vuelve abrumador, no dudes en buscar la ayuda de un profesional de la salud mental. Un terapeuta o psicólogo capacitado puede proporcionarte el apoyo y las herramientas que necesitas para sanar a tu niño interior. Si tienes dudas sobre la primera sesión con el psicólogo, aquí te dejo un post en el que puedes leer más sobre ello.

Además, es importante recordar que cada persona tiene un niño interior único y personal. No hay una única forma correcta de experimentar o conectarse con él. Algunas personas pueden encontrar útil la visualización, la escritura, la terapia artística o la meditación para conectarse con su niño interior. El objetivo es explorar y descubrir qué estrategias funcionan mejor para cada individuo.

5. Ejercicios para sanar a tu Niño Interior

En este apartado quiero compartir contigo tres ejercicios que he preparado que pueden ayudarte a conectar con tu niño interior. Es importante decirte que ninguno de los ejercicios propuestos sustituye la terapia con un psicólogo. Es verdad que trabajar por nuestra cuenta con el Niño Interior puede ayudarnos, pero, en ningún caso podemos sustituirlo por un acompañamiento psicológico personalizado y profesional. Una vez dicho esto, te presento los tres ejercicios para sanar a tu Niño Interior:

5.1. Preguntas para conectar con tu Niño Interior

En la siguiente imagen comparto contigo algunas preguntas que pueden ayudarte a conectar con tu niño. Tómate tu tiempo para contestar a las preguntas. No tienes por que responder en el momento, quizás las respuestas no te vengan en un primer momento, no pasa nada. A veces, tenemos que dejar que las preguntas resuenen en nosotros para que la respuesta aparezca.

Ejercicio Preguntas para conectar con tu Niño Interior

5.2. Visualización del Niño Interior

En este enlace te comparto una visualización en audio que puede ayudarte a conectar con tu niño interior. Si pinchas en el enlace te llevará a una página en la que debes suscribirte a la Newsletter para poder acceder a la visualización. No te preocupes, no hacemos spam. Solo te enviaremos una Newsletter de vez cuando con información relacionada con temas de psicología.

5.3. Diálogo con tu Niño Interior

Este es un ejercicio que hace tiempo me propuso mi psicóloga. Me gustó tanto que ahora quiero compartirlo contigo. Se trata de tener una conversación escrita con tu niño interior. Es decir, haces una pregunta desde tu parte adulta y la va a contestar tu Niño Interior. Se que puede parecer un ejercicio difícil, pero, déjate llevar. No lo pienses mucho y ponte a escribir lo primero que te venga a la mente. La parte curiosa del ejercicio es que te voy a pedir que lo que dice tu parte adulta lo escribas con tu mano dominante y lo que contesta tu niño con la mano no dominante.  

Aunque este camino que te propongo puede ser desafiante, los beneficios que se obtienen al sanar al niño interior son invaluables. Como adultos, tenemos la capacidad y la responsabilidad de cuidar de nuestro niño interior y proporcionarle el amor, la seguridad y el cuidado que pudo haberle faltado en el pasado.

En resumen, sanar al niño herido es un viaje de autodescubrimiento y crecimiento personal. Al reconocer y cuidar a este niño que llevamos dentro, podemos liberarnos de las cadenas del pasado y abrirnos a la posibilidad de una vida más plena y satisfactoria.

Referencias bibliográficas

  1. Clarkson, P. (1992). Inner Child in Dreams. Inner City Books.
  2. Bradshaw, J. (1992). Homecoming: Reclaiming and Healing Your Inner Child. Bantam.
  3. Riso, W. (2010). Sanando las heridas del niño interior. Editorial Edaf.
  4. Casado, E. (2007). El niño interior y el camino del retorno. Editorial Rigden-Institut Gestalt.
Iratxe López Fuentes

Iratxe López Fuentes

Soy Iratxe López, Doctora cum laude en Psicología por la Universidad de Deusto y Psicóloga Clínica. Además, cuento con la Habilitación Sanitaria, lo que me permite ejercer como Psicóloga Clínica y ver pacientes. He atendido pacientes con diferentes dificultades psicológicas y emocionales, como, problemas de autoestima, ansiedad, depresión, duelos, problemas de conducta, dificultades en las relaciones sociales... Por último, me gustaría destacar que tengo la gran suerte de ser la directora del Centro Iratxe López Psicología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.