Saltar al contenido

Herida de abandono: Sanando el pasado para un futuro saludable

herida de abandono

La herida de abandono es una de las experiencias emocionales más profundas y debilitantes que una persona puede experimentar a lo largo de su vida. A menudo, esta herida se origina en la infancia, pero sus efectos pueden perdurar en la adultez, influyendo en la forma en que percibimos y nos relacionamos con el mundo que nos rodea. Reconocer y sanar la herida de abandono es un paso fundamental hacia un bienestar emocional duradero.

En este artículo, exploraremos en profundidad la herida de abandono: qué es, cómo afecta a la vida de un adulto y cómo se puede sanar. También discutiremos la máscara que muchas personas con esta herida pueden usar para ocultar su dolor y las señales que pueden indicar que alguien está lidiando con esta herida. A través de ejercicios prácticos y meditaciones, proporcionaremos a los lectores herramientas para avanzar en su proceso de sanación y crecimiento personal. La herida de abandono no tiene por qué definir nuestra vida; podemos sanar y prosperar.

1. ¿Qué es la herida de abandono?

La herida de abandono se refiere a una profunda herida emocional que se origina en la infancia y que tiene un impacto duradero en la vida de un adulto. Esta herida surge cuando una persona experimenta un abandono emocional, físico o psicológico en la infancia, lo que genera una sensación de desamparo y soledad.

Puede manifestarse de diferentes maneras, pero en su núcleo, la herida de abandono crea una profunda inseguridad y temor al rechazo. En la infancia, esta herida se forma cuando las necesidades emocionales de un niño no se satisfacen de manera adecuada. Esto puede deberse a situaciones como la pérdida de un ser querido, el divorcio de los padres, la falta de atención o el cariño insuficiente. A medida que el niño crece, la herida puede influir en su capacidad para establecer relaciones saludables y seguras. Puede dar lugar a patrones de comportamiento como la dependencia emocional, el miedo al compromiso o la búsqueda constante de validación externa.

La herida de abandono puede manifestarse de diversas maneras en la adultez, desde la ansiedad y la baja autoestima hasta la dificultad para confiar en los demás. Reconocer esta herida es el primer paso para sanar y liberarse de su influencia en la vida cotidiana. En las secciones siguientes, exploraremos más a fondo cómo se manifiesta y qué se puede hacer para sanarla.

Quiero compartir contigo otro post he escrito hablando sobre las 7 heridas de la infancia. Si este post te está interesando, estoy segura de que entender las 7 heridas de la infancia, será muy útil para ti.

2. ¿Qué efectos tiene en la adultez la herida de abandono?

La herida de abandono es una herida emocional profunda que puede tener una amplia gama de efectos en la adultez. Estos efectos pueden variar de una persona a otra, pero seguro que te resultarán útiles para saber si tienes la herida de abandono:

2.1. Miedo al abandono

Las personas con herida de abandono a menudo experimentan un miedo profundo a ser abandonadas o rechazadas en sus relaciones. Este miedo puede llevar a comportamientos como la dependencia excesiva o la evitación del compromiso.

2.2. Baja autoestima

La herida de abandono suele minar la autoestima de una persona, llevándola a sentir que no es lo suficientemente digna de amor y atención. Esto puede resultar en una búsqueda constante de validación externa.

2.3. Dificultades para establecer límites

Las personas con herida de abandono pueden tener dificultades para establecer límites saludables en sus relaciones. Además, pueden permitir que otros los traten de manera inapropiada debido a su miedo al abandono.

2.4. Ansiedad y depresión

Los efectos emocionales de la herida de abandono pueden incluir la ansiedad y la depresión. Las personas pueden experimentar una preocupación constante de que los demás las dejarán o rechazarán, lo que contribuye a la ansiedad. La baja autoestima, por su parte, puede desencadenar en depresión.

2.5. Patrones relacionales tóxicos

La herida de abandono puede llevar a patrones relacionales poco saludables, como la elección de parejas que repiten el abandono emocional o la dependencia emocional de la pareja.

2.6. Necesidad de validación constante

Aquellos con esta herida pueden buscar constantemente la validación externa para compensar su falta de autoestima. Esto puede manifestarse a través de comportamientos como el perfeccionismo.

2.7. Dificultad para confiar en los demás

La herida de abandono a menudo conlleva una desconfianza hacia los demás. Las personas con esta herida emocional pueden tener dificultades para confiar plenamente en otros, lo que dificulta la formación de relaciones sólidas.

Estos son solo algunos de los efectos comunes de la herida de abandono en la adultez. Es importante reconocer que estos efectos no son permanentes, y con el autocuidado y la atención terapéutica adecuada, es posible sanar y desarrollar relaciones más saludables (tanto con nosotros mismos, como con el resto de las personas).

3. ¿Cuál es la máscara de la herida del abandono?

Cuando una persona experimenta la herida de abandono, es común que desarrolle máscaras emocionales o estrategias de afrontamiento para lidiar con su dolor subyacente. Estas máscaras pueden parecer contradictorias, pero en realidad están diseñadas para proteger a la persona de más heridas y rechazos. Además, no todos desarrollamos todas las máscaras continuación, exploraremos algunas de estas máscaras más comunes:

máscaras herida de abandono

3.1. Máscara de aislamiento

Algunas personas con herida de abandono pueden desarrollar una máscara de independencia extrema. Pueden evitar formar relaciones profundas o depender de otros, ya que, el aislamiento se convierte en una estrategia para evitar ser heridos nuevamente.

3.2. Máscara de autosuficiencia

Las personas con esta máscara pueden esforzarse en exceso para demostrar que no necesitan ayuda de nadie. Pueden sentir que deben ser autosuficientes en todas las áreas de sus vidas y les cuesta pedir ayuda o mostrar vulnerabilidad.

3.3. Máscara del cuidador excesivo

Algunas personas con herida de abandono se convierten en cuidadores extremos. Pueden preocuparse en exceso por las necesidades de los demás, a menudo a expensas de sus propias necesidades. Esto puede ser una forma de evitar sentir su propia herida.

3.4. Máscara del perfeccionismo

El perfeccionismo es otra máscara común de la herida de abandono. Aquellas personas que la utilizan pueden esforzarse en exceso por lograr un alto nivel de éxito en sus vidas, buscando validación constante a través de los logros.

3.5. Máscara de la apariencia feliz

Algunos individuos ocultan su herida de abandono detrás de una apariencia constante de felicidad y alegría. Pueden temer que mostrar sus verdaderos sentimientos los hagan parecer vulnerables o menos dignos de amor.

Estas máscaras actúan como mecanismos de defensa que ocultan la herida profunda de abandono. Si bien pueden proporcionar protección temporal, a menudo impiden que las personas se conecten genuinamente con otros y sanen su herida emocional subyacente. Me parece importante señalar que cuando un niño se pone una de estas máscaras para protegerse de la herida de abandono lo hace para protegerse y esta máscara en ese momento le resulta útil para sobrevivir. ¿Qué es lo que ocurre? Pues que las personas no nos quitamos las máscaras. En nuestra edad adulta seguimos llevando esa máscara. Pero, ahora ha dejado de ser útil, solo que no nos damos cuenta de ello. Por todo esto, reconocer estas máscaras es un paso importante en el proceso de sanación.

¿Por qué siempre me rechazan? ¿Por qué no me siento amado? ¿Por qué siempre acabo con el mismo tipo de parejas? ¿Por qué no consigo ser feliz?

Las mismas preguntas llevan a las mismas respuestas. Si siempre te planteas las mismas preguntas, obtendrás las mismas respuestas. Compra mi libro “100 preguntas para tirar del hilo”. Hay varías áreas en las que hablaremos sobre relaciones, autoestima, dialogo interno… que te ayudarán a comprender este rechazo. Hagamos juntos un viaje en el que nos plantearemos nuevas preguntas que nos llevarán a nuevos lugares.

4. ¿Cómo sanar la herida de abandono de la infancia?

La herida de abandono, que se origina en la infancia, puede dejar cicatrices profundas en nuestra vida adulta. Sanar esta herida es un proceso de autodescubrimiento y crecimiento personal que requiere tiempo y esfuerzo. Aquí hay consejos prácticos que se centran en esta área específica de sanación:

4.1. Practica la autoaceptación

Comprende que la herida de abandono no es tu culpa. Aprende a aceptar tus emociones y experiencias sin juzgarte. La autoaceptación es el primer paso para sanar.

Considera la posibilidad de trabajar con un psicólogo especializado en traumas emocionales y heridas de la infancia. La terapia puede brindarte herramientas específicas y apoyo profesional. En nuestro centro de psicología ofrecemos terapia online para personas que han sufrido traumas psicológicos o emocionales. Puedes contactarnos para pedir información o una cita.

4.3. Reconecta con tu niño interior

La herida de abandono a menudo implica la desconexión con partes de uno mismo. Intenta reconectar con tu niño interior a través de ejercicios de visualización y meditación. Habla con ese niño interior con amor y comprensión. Quizás te estés preguntando: ¿Cómo se si tengo un niño interior? En este post respondo a tu pregunta e investigamos un poco más sobre el tema.

4.4. Explora tus relaciones pasadas

Examina cómo la herida de abandono ha influido en tus relaciones pasadas. Aprende de estas experiencias y trabaja en patrones de relación más saludables.

4.5. Desarrolla una rutina de autocuidado

Establece una rutina de autocuidado que incluya actividades que te nutran emocionalmente. Esto podría ser meditar, practicar yoga, pasar tiempo en la naturaleza o cualquier actividad que te proporcione calma y bienestar.

4.6. Comprende tus desencadenantes

Identifica las situaciones o interacciones que desencadenan emociones relacionadas con la herida de abandono. Conciencia de tus desencadenantes es el primer paso para manejar estas respuestas emocionales de manera más saludable.

4.7. Celebra tu progreso

A medida que avanzas en tu viaje de sanación, celebra tus logros, sin importar cuán pequeños sean. Cada paso hacia el autodescubrimiento y el crecimiento personal merece reconocimiento.

La sanación de la herida de abandono no es un proceso rápido ni sencillo, pero con tiempo y dedicación, es posible vivir una vida más plena y emocionalmente saludable. Cada consejo aquí es una herramienta en tu caja de recursos para la sanación.

5. Ejercicios para sanar la herida de abandono

La sanación de la herida de abandono implica de una participación activa en tu propio proceso de crecimiento y autocuración. Aquí te presentamos algunos ejercicios prácticos que pueden ayudarte en este viaje:

5.1. Práctica de Mindfulness

La atención plena (o mindfulness) te conecta con el presente. Practica la meditación de mindfulness para estar más presente en tus emociones y aprender a lidiar con ellas de manera saludable. Para ayudarte en ello, comparto contigo varias meditaciones que creé hace un tiempo. ¡Espero que te resulten valiosas!

También te comparto 8 ejercicios para arraigarte en el presente y que puedes aplicar en menos de 5 minutos. Suena bien, ¿verdad?

audios y meditaciones imagen que transmite relajacion

¿Quieres obtener unos audios con meditaciones y relajaciones gratis?

Pincha en el botón de abajo, suscríbete a nuestra Newsletter y serás dirigido a una página en la que podrás descargarte los audios. Usamos la Newsletter para compartir contigo información valiosa sobre Psicología.

5.2. Meditación del niño interior

Dedica tiempo a reconectar con tu niño interior. Date cuenta de que fue ese niño quien sufrió esa herida de abandono. Por ello, cualquier trabajo que te acerque a él, será valioso e importante para sanar. Para ayudarte en este camino, comparto contigo una meditación del niño interior que preparé hace tiempo para mis pacientes. Espero que para ti sea tan útil como lo fue para ellos. Para acceder a la meditación solo tienes que clicar en el enlace de abajo, suscribirte a la Newsletter y accederás directamente a la meditación. No te preocupes por suscribirte a la Newsletter, no te enviaré spam. La uso para compartir información útil sobre Psicología con mis lectores.

5.3. Carta de Autocompasión

Escribe una carta a ti mismo desde un lugar de amor y compasión. Reconoce tus heridas y las emociones que te afectan. Léele esta carta a tu niño interior con el deseo de brindar consuelo y apoyo.

5.4. Ejercicios de autodescubrimiento

Conocernos a nosotros mismos nos ayudará a comprender mejor nuestra herida de abandono. Sanar es comprendernos mejor. Por ello, comparto contigo esta serie de ejercicios de autodescubrimiento. Pincha en la imagen de abajo, suscríbete a la Newsletter y tendrás acceso directamente a los 4 ejercicios.

Estos ejercicios son herramientas que puedes utilizar a medida que avanzas en tu proceso de sanación. Experimenta con aquellos que resuenen contigo y recuerda que el camino hacia la sanación de la herida de abandono es único para cada individuo. Lo más importante es ser paciente contigo mismo y dar pasos en la dirección del crecimiento personal y la sanación emocional.

6. Referencias bibliográficas herida de abandono

  1. Alonso, J. C. (2004). Heridas emocionales: Claves para sanar el abandono y el rechazo. Editorial Kairós.
  2. Bastida, J. L. y Graña, R. M. (2016). El abandono en la pareja: Un enfoque psicoterapéutico. Editorial Síntesis.
  3. Berckhan, B. (2010). Las heridas del alma: Abandono y pérdida. Editorial Sirio.
  4. Heller, L. (2017). Healing Your Aloneness: Finding Love and Wholeness Through Your Inner Child. New World Library.
  5. Viscott, D. (1995). Amor, soledad y abandono. Ediciones Urano.
Iratxe López Fuentes

Iratxe López Fuentes

Soy Iratxe López, Doctora cum laude en Psicología por la Universidad de Deusto y Psicóloga Clínica. Además, cuento con la Habilitación Sanitaria, lo que me permite ejercer como Psicóloga Clínica y ver pacientes. He atendido pacientes con diferentes dificultades psicológicas y emocionales, como, problemas de autoestima, ansiedad, depresión, duelos, problemas de conducta, dificultades en las relaciones sociales... Por último, me gustaría destacar que tengo la gran suerte de ser la directora del Centro Iratxe López Psicología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.