Depresión de alto funcionamiento: qué es y cómo tratarla

Quizás nunca hayas oído hablar de ella, pero la depresión de alto funcionamiento está muy presente entre nosotros. Y es que de entre todos los tipos de depresión, es justo esta la que se sale de los estándares esperados de dicha enfermedad mental.

Porque se puede tener una vida perfecta en apariencia, pero no plena. Porque se puede disfrutar de muchas actividades y aficiones, pero que no te acaben de llenar. A pesar de esa apariencia externa, hay algo dentro de ti que no te permite ilusionarte, motivarte y, en definitiva, ser feliz.

Es por ello que me gustaría explicarte qué es la depresión de alto funcionamiento para que, si te sientes identificado con sus síntomas, ofrecerte la mejor ayuda posible para poder superarla. 

¿Qué es y qué síntomas presenta la depresión de alto funcionamiento?

También conocida como depresión de alta funcionalidad o distimia, te permite vivir tus rutinas diarias, tu trabajo, eventos familiares y aficiones con total normalidad, pero en el fondo te sientes desmotivado, desilusionado y cada vez te cuesta más disfrutar de los placeres de la vida.

Depresión de alto funcionamiento

Pero a diferencia de otro tipo de depresiones, no te deja postrado en la cama entre tristeza y lágrimas, sino que eres capaz de levantarte de ella cada mañana y cumplir tus obligaciones. Es decir, sigues con normalidad tu vida cuando tienes depresión de alto funcionamiento.

Ahora bien, pese a ser bastante difícil de diagnosticar, hay algunos síntomas que ayudan a tratar de comprender los procesos mentales en cada persona y saber si es posible que esté sufriendo dicho trastorno. Conoce algunos de ellos:

Dificultad para experimentar alegría, ilusión y motivación

Porque lo que antes te llenaba, ya no lo hace. Las aficiones que durante tanto tiempo te han aportado felicidad se sienten grises y aburridas. Te da igual que gane tu equipo favorito, y celebras con indiferencia cualquier éxito personal o de personas cercanas.

Las personas que padecen esta depresión tampoco están muy abiertas a nuevas experiencias, cerrándose en su zona de confort y en ese circuito diario que les aporta seguridad y rutina.

Y quizás sí les interese probar cosas nuevas en el fondo, pero también hay algo dentro de ellas que les retiene a lanzarse. 

Lo que podría ser un bajón emocional temporal se convierte en algo a largo plazo que puede durar semanas, meses e incluso años. Esta incapacidad por sentir plenitud no solo afectará a la propia persona, sino a sus relaciones sociales e incluso a los vínculos familiares.

¡Síguenos en instagram para estar al tanto de todo lo que publicamos!

En instagram hablamos sobre psicología: consejos, frases que nos hacen reflexionar, ejercicios, novedades de nuestro centro de psicología…

Autocrítica implacable

De cualquier error se forma una montaña, eres capaz de fustigarte durante varios días por esa estupidez que cometiste y te arrepientes de que esa falta de energía no te haya permitido hacer las cosas de manera diferente. Pero aun así, no encuentras fuerzas para ponerle remedio.

La autocrítica se acentúa con la depresión de alto funcionamiento. Y es que pese a poder hacer las cosas perfectas, como siempre, hay pequeños detalles que te rechinan; e incluso puedes creer que tu esfuerzo ha sido insuficiente, pese a que los demás te feliciten por tu trabajo.

Creerás que eres insuficiente, que no eres válido y poco a poco esos pensamientos saboteadores minarán tu autoestima. Dejarás de ser objetivo ante tus propios éxitos y logros para permitir que el sentimiento de frustración siempre esté presente, aunque no hayas cometido ni siquiera un error.

Las cosas pequeñas se magnifican

Esas situaciones cotidianas que antes pasabas por alto, ahora se convierten en otro granito de arena en tu zapato. Gestos, palabras, ruidos e incluso actitudes que podrían ser inofensivas ahora te hacen sentir irritado y molesto.

Y es que cualquier circunstancia que pueda irritar se multiplica, sumado a dejarte llevar por las emociones, se convierte en un cóctel explosivo que puede dinamitar tu bienestar en casa, en el trabajo o con los amigos.

La depresión de alto funcionamiento reduce el límite de tolerancia ante estas situaciones, haciéndote más sensible a que te generen malestar y, en definitiva, que se te vaya acumulando negatividad en tu interior que estallará tarde o temprano.

Depresión de alto funcionamiento

Utilización de estrategias propias de afrontamiento

Los síntomas a veces persisten tanto que el propio afectado por la depresión trata de buscar una solución. Es por ello que de forma inconsciente acude a las estrategias de afrontamiento, centrándose primero en el problema, luego en las emociones y por último, la evitación.

Centrarse en el problema suelen utilizarse cuando la situación aún es controlable y se puede remediar, modificando el origen del problema para que este no afecte a la persona. Pero si se vuelve incontrolable y no se puede solucionar, emergen las emociones y se debe lidiar con ellas, por ejemplo, cuando las cosas pequeñas se magnifican.

Por último, las estrategias de evitación se utilizan para evadirse del problema, para darle una patada a la pelota y esperar que en el futuro se solucione. La distracción en otras tareas ayuda a tomar distancia, evitar el estrés de afrontar la situación de frente y crea un hábito que no facilitará la resolución de los problemas.

¿Crees que padeces depresión de alto funcionamiento? Permite que te ayude

Muchas personas que sufren este tipo de depresión necesitan ayuda y nunca acaban por conseguirla, ya sea porque creen que sus síntomas no son tan graves o porque ni siquiera saben que padecen esta enfermedad.

No es fácil superar sus síntomas, sobre todo cuando han arraigado durante mucho tiempo sin tratarlos. Es por ello que muchas personas que necesitan ayuda para vencer a la depresión de alto funcionamiento se resisten a cambios que rompen su normalidad creada a través de años de rutina.

Si crees que sufres depresión con alta funcionalidad, no te quedes con la duda: acude a un profesional que te ayude a despejar cualquier incógnita, diagnosticarte de forma adecuada y comenzar a trabajar para vivir con más ilusión, motivación y felicidad.

Ofrecemos servicios de terapia online por los que puedes consultarnos poniéndote en contacto con nosotras mediante el formulario que encontrarás más abajo.

A VECES, CUANDO CONTESTAMOS A TRAVÉS DEL CORREO ELECTRÓNICO, NUESTROS CORREOS LLEGAN A LA BANDEJA DE CORREO NO DESEADO. REVISA TU BANDEJA DE CORREO NO DESEADO, POR FAVOR.

nv-author-image

Iratxe López

Soy Iratxe López, Doctora cum laude en Psicología por la Universidad de Deusto y Psicóloga Clínica. Además, cuento con la Habilitación Sanitaria, lo que me permite ejercer como Psicóloga Clínica. Por último, me gustaría destacar que tengo la gran suerte de ser la directora del Centro Iratxe López Psicología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.