¿Cómo puedo ayudar a mi amigo, pareja o familiar con depresión?

¿Cómo puedo ayudar a mi amigo, pareja o familiar con depresión?

Cuando un amigo, pareja o familiar sufre una depresión, tu apoyo y estímulo pueden jugar un papel importante en su recuperación. Puedes ayudar a esa persona a lidiar con los síntomas de la depresión, superar los pensamientos negativos y recuperar su energía, optimismo y el disfrute de la vida. Sin embargo, la depresión de un ser querido también puede agotarnos si descuidamos nuestras propias necesidades. En este post te doy algunas pautas e ideas que pueden ayudarte a apoyar a una persona deprimida en su recuperación. Es importante que nunca perdamos de vista que la persona además de nuestro apoyo, necesita la ayuda de un profesional de la salud mental.

¿Cómo puedo ayudar a mi amigo, pareja o familiar con depresión?

Es importante tener claro que la depresión es un trastorno grave y tratable que afecta a millones de personas, desde jóvenes hasta adultos, en todos los niveles culturales.Impide a la persona que la padece seguir con su vida diaria y causa un tremendo dolor, lastimando no solo a quienes la padecen, sino también a las persona cercanas.

Si alguien a quien quieres está deprimido, es posible que experimentes una gran cantidad de emociones difíciles, que incluyen impotencia, frustración, ira, miedo, culpa y tristeza. Desde aquí te digo que todos esos sentimientos, son normales.

Dicho esto, hay alguna información que puedes leer y algunos consejos que puedes seguir para ayudar de la mejor manera posible a tu ser querido. Pero mientras cuidas a esa persona a la que tanto quieres, no olvides cuidar tu propia salud emocional y psicológica. Pensar en tus propias necesidades no es un acto de egoísmo, es una necesidad. Además, estar bien emocionalmente te permitirá brindar el apoyo que necesita tu amigo, pareja o familiar con depresión.

Entender la depresión de un ser querido

La mayoría de los pacientes que vienen a la consulta y que tienen deprimido, no se sienten apoyados por su entorno. Expresan que los demás no les comprenden y que de alguna manera les culpan por su depresión. Es importante que entiendas la depresión para que no te ocurra esto a ti.

La depresión es un trastorno grave, no subestimes su gravedad. La depresión nos quita la energía, el optimismo y la motivación. Por mucha voluntad que tenga, tu pareja, amigo o familiar no puede salir de ello, así como así. Necesita ayuda de sus seres queridos, de un profesional y tiempo para que la recuperación tenga lugar.

Entre otras muchas cosas, la depresión dificulta que una persona se conecte a un nivel emocional con otras personas, incluso con las personas que más quiere. Además, las personas deprimidas a menudo dicen cosas hirientes y arremeten furiosas contra otras personas. Recuerda que es la depresión la que habla, no de tu ser querido, así que intenta no tomarlo de forma personal.

Por otro lado, ocultar o minimizar el problema no hará que desaparezca. No ayudas a la persona que está deprimida poniendo excusas o encubriendo el problema. De hecho, esto puede hacer que la persona deprimida no busque tratamiento.

No puedes arreglar la depresión de esa otra persona. No intentes rescatar a tu ser querido de la depresión. No depende de ti solucionar el problema, ni puedes hacerlo tu. Además, aunque es algo muy evidente, a veces se nos olvida que no tenemos la culpa de la depresión de nuestro ser querido, ni somos responsables de su felicidad (o la falta de ella). En última instancia, la recuperación está en manos de la persona deprimida.

¿Mi amigo, pareja o familiar está deprimido?

En muchas ocasiones, la pareja, familia y amigos son los primero en percatarse de que la persona está triste, y son los que dan la voz de alarma. Por eso, es importante comprender los síntomas de la depresión. A continuación, veremos cuáles son los síntomas del trastorno depresivo mayor según el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, editado por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría:

La característica esencial de un episodio depresivo mayor es un período de al menos dos semanas marcado por un estado de ánimo deprimido o pérdida de interés o placer en casi todas las actividades. En niños y adolescentes, el estado de ánimo es más probable que se presente como irritable más que como triste.

Otros síntomas pueden que pueden aparecer son los siguientes:

  • Sentimientos de tristeza, vacío o desesperanza.
  • Arrebatos de enfado e irritabilidad.
  • Insomnio o hipersomnia (dormir más de lo normal).
  • Pérdida de interés en las actividades diarias normales (deportes, intereses, incluso actividad sexual).
  • Pérdida de peso significativa o aumento de peso debido a cambios en el apetito.
  • Agitación psicomotora (inquietud) o enlentecimiento (disminuido).
  • Fatiga o pérdida de energía casi todos los días.
  • Dificultad para pensar o concentrarse o indecisión casi todos los días.
  • Pensamientos recurrentes sobre la muerte, pensamientos recurrentes de suicidio o intento de suicidio o contar con un plan de suicidio.

Además, los síntomas causan deterioro en el funcionamiento social y laboral de la persona.

En definitiva, preocúpate si…

  • Parece que a tu ser querido ya no le importa nada. Ha perdido interés en el trabajo, el sexo, los pasatiempos y otras actividades placenteras. Ha cortado el contacto con amigos, familiares y se ha desvinculado de otras actividades sociales.
  • Expresa una visión sombría o negativa de la vida. Está inusualmente triste, irritable, tiene mal genio, o está malhumorado;
  • Con frecuencia se queja de dolores y molestias como por ejemplo, dolores de cabeza, problemas estomacales y dolor de espalda. O se queja de sentirse cansado y agotado todo el tiempo.
  • Duerme menos de lo habitual o duerme demasiado. Se ha vuelto indeciso, olvidadizo y desorganizado.
  • Come más o menos de lo normal, y recientemente ha ganado o perdido peso.
  • Bebe más o abusa de las drogas, incluidas las pastillas para dormir y analgésicos recetados.

Cómo hablar sobre depresión con una persona deprimida

A veces es difícil saber qué decir cuando se le habla a un ser querido que tiene depresión. Es posible que no estés seguro de qué preguntas hacer o cómo darle tu apoyo.

Si no sabes por dónde empezar, las siguientes sugerencias pueden ayudarte. Sobretodo, ten en cuenta que ser alguien que escucha con compasión es mucho más importante que dar consejos. No tienes que intentar «arreglar» a la persona, solo tienes que saber escuchar y ser un buen oyente. A menudo, el simple hecho de hablar con alguien puede ser de gran ayuda para alguien que sufre de depresión. Anima a la persona deprimida a hablar sobre sus sentimientos y disponte a escuchar sin juzgar.

Si quieres hablar con esa persona que está deprimida, pero no sabes cómo iniciar la conversación, te dejo algunas sugerencias

  • Últimamente, estoy preocupada por ti.
  • He notado algunos cambios en ti y me gustaría saber cómo estás y cómo va todo.
  • Quería hablar contigo porque últimamente te he visto bastante triste.

Una vez iniciada la conversación puedes preguntarle cosas como:

  • ¿Cuándo empezaste a sentirte así?
  • ¿Ocurrió algo que te hizo sentir de esta manera?
  • ¿Cómo puedo ayudarte?
  • ¿Has pensado en buscar ayuda?

Algunos mensajes que debes evitar dar, ya que, invalidan los sentimientos de la persona que sufre depresión son los siguientes:

  • Todo está en tu cabeza.
  • Todos pasamos por momentos como este.
  • Mira el lado bueno.
  • Tienes tanto por lo qué vivir, ¿por qué quieres morirte?
  • ¿Qué pasa contigo?
  • ¿No deberías estar mejor ahora?

Anima a tu ser querido a pedir ayuda

Si bien no puedes hacer que la persona deprimida se recupere de la depresión, puedes animarla a que busque ayuda profesional. Conseguir que una persona deprimida empiece tratamiento puede ser difícil. La depresión agota la energía y motivación de la persona, por lo que incluso el hecho de concertar una cita o encontrar un psicólogo resulta difícil para una persona deprimida. La depresión también afecta a la forma en la que pensamos, por lo que, la persona puede creer que la situación es desesperada y que el tratamiento no tiene sentido.

Debido a estos obstáculos, lograr que tu ser querido admita el problema y busque ayuda puede ser un paso esencial en su recuperación.

Si tu amigo, pareja o familiar se resiste a recibir ayuda…

  • Puedes sugerirle que vaya a su doctor de cabecera a hacerse un chequeo general. Es posible que la persona esté menos ansiosa al ir a ver a su doctor de cabecera que al ir a visitar a un profesional de la salud mental. Una visita al médico de cabecera es una buena opción, ya que, el médico puede descartar causas médicas de la depresión. Además, si el médico diagnostica depresión, él o ella puede derivar a tu ser querido a un psiquiatra o psicólogo.
  • Ofrece tu ayuda para buscar a un psicólogo y para acompañar a la persona a ir a la primera sesión. Encontrar un psicólogo adecuado, puede resultar complicado, y a veces, es un proceso de prueba y error. Para una persona deprimida que tiene poca energía, es una gran ayuda contar con apoyo para realizar llamadas y analizar las distintas opciones.

Cuidar a un ser querido con depresión puede ser complicado y abrumador, por lo tanto, no te olvides de cuidarte a ti mismo también.

Si te ha gustado este post sobre cómo  ayudar a mi amigo, pareja o familiar con depresión, puedes leer sobre las diferencias entre tristeza y depresión: ¿Estoy deprimido? Aprende las diferencias entre depresión y tristeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.