Saltar al contenido

Cómo superar la ruptura de una relación

Actualizado el 11/02/2222 por Dra. Iratxe López. Psicóloga Clínica

El amor es un gran regalo, pero nos lo han presentado como algo que necesitamos sí o sí para ser felices, y sentirnos completos y realizados. Nos enseñan que vivir en pareja debe ser uno de nuestros principales objetivos en la vida, así que cuando se produce una ruptura, la sensación de fracaso suele ser mucho más intensa que si partiésemos de otro concepto diferente del amor. También suele ser más complicado cuando sufrimos ghosting u otras prácticas que dificultan el duelo. La cuestión es que terminar una relación puede ser una de las peores experiencias por las que pasamos los seres humanos, y el dolor puede provocar todo tipo de síntomas, afectando a nuestra salud emocional y física. Aunque se trata de un duelo que solo se puede superar transitándolo, hay algunas cosas que podemos hacer para aliviarlo un poco. A continuación te explicamos como superar una ruptura amorosa.

cómo superar la ruptura de una relación

¿Cuánto tiempo dura el duelo de una ruptura amorosa?

¿Cómo superar una ruptura de pareja cuando el dolor es tan intenso? Muchas personas se desesperan porque quieren olvidarse cuanto antes de su ex y dejar de sentirse mal rápidamente. Pero, la realidad es que una ruptura sentimental conlleva un proceso de duelo y como tal, requiere su tiempo. Algo así como una escalera que hay que subir sin saltarse ningún peldaño. La duración de este proceso varía según cada persona y dependerá de factores como las herramientas emocionales de cada uno, quién ha decidido romper, las circunstancias de la ruptura, las características de relación, la personalidad de los implicados, etc. Los expertos establecen que este tipo de duelos pueden tener una duración de entre seis meses y dos años, y durante este periodo las personas van transitando por diferentes fases. En este punto es importante señalar que no todo el mundo atraviesa las distintas fases en el mismo orden y que es posible avanzar hacia una fase y después retroceder hasta la anterior.

1. El shock

Es la primera fase del duelo tras una ruptura amorosa, y se caracteriza por la desorientación y el bloqueo ante lo sucedido. Este sentimiento puede ser más intenso en la persona que no ha decidido romper, en especial si no ha sido capaz de ver la señales previas y le ha pillado por sorpresa. Sin embargo el miembro de la pareja que toma la iniciativa de finalizar la relación también experimenta estos sentimientos de incredulidad y desconcierto. A nivel físico puede provocar insomnio, pérdida de apetito y apatía en el día a día, aunque no suele durar más de un mes.

2. Tristeza

Tras el primer impacto llega la tristeza por la pérdida, por los proyectos de futuro que no llegarán a ser y por todas las promesas que no se pudieron cumplir. La falsa sensación de fracaso al sentir que no se ha podido mantener la relación puede ser muy desoladora. Esta nostalgia y la necesidad de aliviar la pena, hace que muchas personas se sientan tentadas a contactar con la expareja, lo cual suele ser contraproducente porque puede hacer que se queden ancladas en esta fase del duelo.

3. Culpa

En este momento tratamos de buscar responsables para adjudicar culpas. La tristeza da paso a otras emociones como la ira o el resentimiento, y se suele hacer repaso de lo ocurrido para buscarle un sentido a la ruptura y comprender qué motivos la han causado.

4. Resignación

Una vez que llegamos aquí, ya está una gran parte del duelo superado. En este momento la persona es capaz de aceptar que la relación ha terminado y está preparada para dejar ir a la que fuera su pareja. Todavía tiene que enfrentar altibajos, como momentos de tristeza en fechas puntuales, o sentimientos de rencor ante ciertos recuerdos, pero aquí ya nos sentimos más libres y con más energía para enfocarnos en otros proyectos de futuro.

5. Reconstrucción

Al fin se experimentan más días de bienestar que de emociones negativas, y regresan las ganas de cuidarse, de disfrutar con amigos y de conocer gente nueva, puede que incluso que estemos preparados para empezar una nueva relación. Es normal sentir aún algunos miedos y dudas, y hacer comparaciones de posibles nuevas parejas con la que nos rompió el corazón. También es posible que nos cueste más volver a decir te quiero a una nueva pareja. Es algo inevitable, por eso debemos recordar que cada persona y cada relación es un mundo.

6. Resolución

El duelo finaliza y comienza una nueva etapa, con los aprendizajes propios de cada experiencia concluida. Las relaciones importantes en la vida no se pueden olvidar, pero llegados a este punto, se pueden recordar sin dolor e incluso con cariño.

cómo superar la ruptura de una relación infografía
Infografía cómo superar la ruptura de una relación

¿Cuál es la mejor forma de superar una ruptura?

¿Cómo superar una ruptura inesperada y dolorosa? No hay trucos mágicos para conseguir que el dolor desaparezca rápidamente, pero podemos seguir algunas pautas.

  1. Deja que el dolor fluya. Hay que darse un tiempo para experimentar el dolor, llorar, escuchar canciones tristes, comer helado y chocolate, y llorar otro poco más. Pero después de eso hay que volver a salir a la calle y recuperar la rutina y la vida normal, aunque cueste. Sino expresamos la tristeza que sentimos, ésta se quedará atascada y no podremos avanzar en el duelo. Muchas veces nuestros amigos o familia nos insisten en que nos animemos y no lloremos. Está claro que nos dan estos consejos con la mejor de sus intenciones, porque no quieren vernos tristes. Sin embargo, es importante tener claro que es una parte del duelo y tenemos que transitar por ella.
  2. Apóyate en tus seres queridos. El apoyo de la familia y los amigos es fundamental en estos momentos, y refugiarse en personas de confianza puede ser la clave de la recuperación. Las relaciones sociales positivas mantienen nuestra autoestima a flote. Cuando esa tristeza inicial vaya pasando y la hayas expresado, puede ser el momento de hacer planes. Desahógate si lo necesitas porque expresar las emociones en voz alta puede ser muy útil para poner los hechos en perspectiva.
  3. Contacto cero. Las redes sociales han hecho que las rupturas sean mucho más complicadas, porque es fácil caer en la tentación de entrar en el perfil de nuestro ex, para saber qué está haciendo con su vida. Esto impide que la herida sane adecuadamente, e incluso podemos caer en la obsesión. La solución pasa por eliminar o bloquear a la otra persona, al menos durante un tiempo. El objetivo con esto no es dañar a la otra persona, sino cuidarnos a nosotros mismos.
  4. Nada de victimismos. El odio y el rencor son emociones muy destructivas, que nos impiden pasar a la siguiente etapa del duelo y que pueden ser desgastantes incluso a nivel físico. Aunque puede ser difícil perdonar cuando te han hecho mucho daño, se puede intentar racionalizar poco a poco esta emoción para, por fin, liberarnos de las consecuencias de una ruptura.
  5. No idolatres a tu ex. En lado opuesto puede ocurrir que se genere una idealización hacia la ex pareja, sobre todo cuando la persona se siente abandonada. Superar una ruptura estando enamorada puede ser más complicado, porque resulta más difícil tener cierta objetividad para entender y aceptar que esa persona ya no está en nuestra vida.
  6. Encontrar nuevos retos. El fin de una relación es el comienzo de una nueva etapa, y si el duelo va por el buen camino, acabaremos buscando nuevos retos. Marcarse nuevos objetivos o realizar actividades lúdicas o culturales, puede ayudar a acelerar el proceso del duelo, mejorar la autoestima, y por supuesto, enriquecernos a nivel personal. No quiero ser pesada, pero llegaremos a este punto una vez expresadas nuestras emociones de tristeza, enfado, resentimiento… Recordemos, que es importante pasar por todos los escalones.

¡Síguenos en instagram para estar al tanto de todo lo que publicamos!

En instagram hablamos sobre psicología: consejos, frases que nos hacen reflexionar, ejercicios, novedades de nuestro centro de psicología…

¿Cómo superar la ruptura de una relación de muchos años?

Una ruptura de pareja es una experiencia dura, independientemente de las circunstancias, pero, ¿Cómo superar una ruptura con hijos o tras una relación de mucho tiempo? Si se ha pasado una parte importante de la vida con otra persona e incluso se ha formado una familia con ella, el proceso puede ser más difícil. Requiere tiempo, paciencia y voluntad para recorrer un nuevo camino propio.

Según los expertos, el divorcio o separación de pareja es la segunda causa de mayor estrés, después del fallecimiento de un ser querido. Aunque parezca un cliché, es verdad que el tiempo lo cura todo, pero está en nuestra mano hacer todo lo posible para que ese tiempo no se prolongue en exceso.

Si la tristeza, la ansiedad u otros sentimientos negativos se prolongan demasiado y nos impiden llevar una vida normal, podríamos estar hablando de un duelo patológico. Este duelo no resuelto, o mal elaborado, se puede describir como un sentimiento muy intenso que perdura en el tiempo tras la ruptura, y puede derivar en depresión o conductas desadaptativas para intentar llenar el vacío de la pérdida o aliviar el dolor. En estos casos, lo recomendable es ponerse en manos de un profesional de la psicología que a través de la terapia más conveniente, pueda guiarnos de la mejor manera a través de nuestro proceso interior para superarlo. Son muchas las personas que necesitan ayuda para superar rupturas sentimentales y no hay nada malo en ello, para eso estamos los psicólogos.

¿Cómo superar la dependencia emocional después de una ruptura?

La dependencia emocional es un tipo de apego patológico en el que una persona deriva en otra la responsabilidad de diferentes aspectos de su vida. Esto provoca dificultades para tomar decisiones, falta de asertividad para expresar desacuerdo o poner límites, intolerancia a la soledad, escasa autonomía y miedo al abandono. Las personas con este tipo de apego sufrirán doblemente tras una ruptura, ya que además de afrontar el duelo, tendrán que trabajar en su propia dependencia emocional.

Es muy frecuente, que estas personas caigan en lo que se conoce como relaciones liana, que consiste en encadenar una relación con otra sin dejar tiempo para procesar la ruptura. La dependencia emocional también puede provocar una fuerte negación por parte de la persona ‘dejada’ que se niega a aceptar esta nueva soledad. Cuando esta conducta deriva en insistencia, súplicas a la pareja e incluso acoso, estamos hablando de un duelo patológico.

Si hemos percibido que tenemos una clara tendencia a las relaciones dependientes o co-dependientes, es importante encarar el problema y realizar un trabajo para indagar en las causas y tratar de ponerle solución. Solo así podemos tener relaciones sanas y en consecuencia rupturas amorosas también sanas.

Ojalá existiese una clave sencilla para saber cómo superar una ruptura amorosa, pero es un trance difícil sobre el que se han escrito miles de canciones y poemas, y por el que todos en algún momento vamos a tener que pasar. Sin embargo, aunque en un primer momento parezca imposible, tarde o temprano todos volvemos a sanar y a mirar al futuro con esperanza. En el caso de que no sea así, siempre podemos empezar a acudir a terapia y recibir la ayuda que necesitamos.

Si quieres saber la relación con tu ex pareja era sana o no, te comparto un post en el que hablo sobre 7 características de una relación de pareja sana. También te dejo este otro post en el que hablo sobre personas con apego evitativo.

nv-author-image

Iratxe López Fuentes

Soy Iratxe López, Doctora cum laude en Psicología por la Universidad de Deusto y Psicóloga Clínica. Además, cuento con la Habilitación Sanitaria, lo que me permite ejercer como Psicóloga Clínica. Por último, me gustaría destacar que tengo la gran suerte de ser la directora del Centro Iratxe López Psicología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.