Cómo afrontar la pérdida de un ser querido o el duelo

afrontar la pérdida de un ser querido o el duelo
Afrontar la pérdida de un ser querido o el duelo puede ser uno de los desafíos más difíciles que muchos de nosotros enfrentamos. Especialmente, cuando perdemos a un cónyuge, hermano o padre/madre, nuestro dolor puede ser particularmente intenso. La pérdida, es en realidad, una parte natural de la vida, pero aún así nos cuesta recuperarnos del shock y la confusión, lo que nos suele llevar a períodos prolongados de tristeza o depresión. La tristeza generalmente disminuye en intensidad a medida que pasa el tiempo, pero el duelo es un proceso importante para superar estos sentimientos y trabajar la pérdida tu ser querido. Todos reaccionamos de manera diferente a la muerte y empleamos mecanismos distintos para afrontar el dolor. La mayoría de personas pueden recuperarse de la pérdida por sí mismas a través del paso del tiempo, siempre y cuando tengan apoyo social y hábitos saludables. Puede ser un proceso de meses o, incluso, un año. No hay un período de tiempo «normal» para que alguien supere el duelo. Además, si tu relación con la persona fallecida fue difícil, probablemente, también sea más complicado el duelo. Tampoco esperes pasar necesariamente por las diferentes fases de duelo, tal y como tradicionalmente se ha dicho. Nuevas investigaciones sugieren que la mayoría de las personas no pasan por estas etapas como pasos progresivos. En mi experiencia trabajando con personas que han superado un duelo, cada persona tiene su proceso único. Los seres humanos somos capaces de superar adversidades, y la pérdida de un ser querido no es una excepción. Pero, algunas personas pueden luchar con el dolor por períodos más largos y pueden sentirse incapaces de llevar a cabo sus actividades y rutinas diarias.

El duelo tiene varios propósitos

Nadie está preparado para el dolor. La avalancha de sentimientos, pensamientos, ansiedades y angustias pueden sorprendernos. Sin embargo, el duelo puede ayudarnos a llevar a cabo determinadas tareas. El Dr. James Worden expone que el duelo es una tarea orientada a:
  • Aceptar la realidad de la pérdida.
  • Procesar el dolor de la pena.
  • Adaptarse a un mundo sin la persona fallecida.
  • Para encontrar una conexión duradera con la persona fallecida a la vez que nos embarcamos en una nueva vida.
Por lo tanto, sería interesante poner nuestra atención en lograr cada uno de estos objetivos. No ocurrirá en ningún orden lógico, ya que, cada uno de nosotros es diferente y llevamos a cabi el duelo de maneras distintas. 

Poner fin a la negación y encontrar aceptación

La aceptación suele ser una de las primeras tarea en tu duelo. El Dr. James Worden dice que tenemos que enfrentarnos a la realidad de que la persona está muerta, que se fue y que no volverá. Es en este punto en el que un funeral puede ser muy importante y ayudarnos. Tradicionalmente, el cuerpo del difunto estaba presente en la sala y las personas que acudían al funeral podían acercase y  despedirse personalmente de la persona fallecida. El ver el cuerpo din vida nos ayudaba a aceptar la muerte de nuestro ser querido. Sin embargo, esta tradición se ha perdido y el cuerpo ya no se encuentra presente. Además, muchas familias eligen la cremación y optan por celebrar un servicio conmemorativo después de la misma. Todo esto hace que la realidad de la muerte sea menos evidente y el camino hacia la aceptación esté menos marcado. La aceptación de la muerte de una persona querida lleva su tiempo, no sucede de la noche a la mañana. Es común que tardemos un año o más en resolver los cambios emocionales y los cambios en nuestra vida que conlleva la muerte de un ser querido. Aceptar la pérdida de nuestro ser querido es lo que nos permite volver a vivir plenamente.

Estrategias para afrontar la pérdida de un ser querido o el duelo

Las personas que están pasando un duelo por un ser querido pueden encontrar útil utilizar algunas de las siguientes estrategias que les ayudará a aceptar la pérdida:
  • Habla sobre la muerte de tu ser querido con amigos para comprender lo que sucedió y recordar a tu amigo, pareja o familiar. 
  • Acepta tus sentimientos. Las personas experimentamos todo tipo de emociones después de la muerte de alguien cercano. La tristeza, la ira, la frustración e incluso el agotamiento son normales.
  • Cuídate. Come bien, haz ejercicio y descansa lo suficiente. Esto te ayudará a superar cada día y seguir adelante.
  • Comunícate y ayuda a otros a lidiar con la pérdida. Ayudar a otros tiene el beneficio adicional de hacerte sentir mejor también.
  • Comparte historias de la persona fallecida puede ayudar a todos a sobrellevar la situación.
  • Recuerda y celebra la vida de tu ser querido. Puedes enmarcar fotos de momentos divertidos, plantar un árbol en su memoria, donar a una asociación o causa que le gustará…

La diferencia entre un duelo normal y uno complicado

Existen muchas formas diferentes de afrontar la pérdida de un ser querido o el duelo. El duelo normal (o sin complicaciones) no tiene un tiempo determinado y abarca una gama de sentimientos y comportamientos comunes después de la pérdida, como culpa, hostilidad, preocupación y la incapacidad de funcionar como antes de la pérdida. Todos estos sentimientos y comportamientos son normales. Sin embargo, con el transcurso del tiempo, con apoyo social la mayoría de las personas experimentarán gradualmente una disminución de estos sentimientos, comportamientos y sensaciones.  Entonces, ¿cómo puedes saber si tu duelo ya no está dentro de lo normal? Si bien no hay un período de tiempo definitivo para que esto suceda, si una persona o miembros de una familia continúan experimentando angustia intensa por un período de tiempo prolongado, o incluso años después de la pérdida, puede ser el momento de pensar en buscar ayuda profesional.  

Cómo pueden ayudar los psicólogos a afrontar la pérdida de un ser querido o el duelo

A veces parece que tu duelo nunca terminará. Sientes que darías cualquier cosa para que el dolor desaparezca y para que las largas y solitarias horas pasen sin dolor.  Los psicólogos están capacitados para ayudar a las personas a manejar mejor el miedo, la culpa o la ansiedad que pueden asociarse con la muerte de un ser querido. Si necesitas ayuda para lidiar con tu dolor o manejar una pérdida, mi consejo es que consultes con un psicólogo. Si te ha gustado este post, te animo a que leas sobre ¿Cómo puedo ayudar a mi amigo, pareja o familiar con depresión? o sobre El síndrome de burnout o quemado: Qué es, factores de riesgo y signos.
nv-author-image

Iratxe López

Soy Iratxe López, Doctora cum laude en Psicología por la Universidad de Deusto y Psicóloga Clínica. Además, cuento con la Habilitación Sanitaria, lo que me permite ejercer como Psicóloga Clínica. Por último, me gustaría destacar que tengo la gran suerte de ser la directora del Centro Iratxe López Psicología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.