Reacciones después de vivir una situación traumática

reacciones después de vivir una situación traumática

En los primeros días y semanas después de un evento traumático, aparecen las reacciones después de vivir una situación traumática. Las personas suelen experimentar fuertes sentimientos de miedo, tristeza, culpa, ira, dolor o todo a la vez. A medida que comienzan a dar sentido a lo que les ha sucedido, estos sentimientos generalmente comienzan a disminuir. La mayoría de las personas se recupera con el apoyo de familiares y amigos. Sin embargo, para algunas personas, un evento traumático puede conducir a problemas de salud mental como el trastorno de estrés postraumático (TEPT), depresión, ansiedad, consumo de alcohol y drogas, así como afectar sus relaciones con la familia, amigos y en el trabajo.

Las experiencias traumáticas

Muchas personas han pasado por un evento traumático en su vida. Cuando el evento, o serie de eventos, causa mucho estrés, se llama evento traumático. Los eventos traumáticos se caracterizan por una sensación de horror, impotencia, lesiones graves o la amenaza de lesiones graves o la muerte.

Algunos ejemplos de experiencias potencialmente traumáticas son los siguientes:

  • Desastres naturales, como incendios forestales o inundaciones.
  • Ser víctima o testigo de un delito, acto violento o robo.
  • Estar involucrado o ser testigo de un accidente de coche grave.
  • Estar en un avión que se ve obligado a hacer un aterrizaje de emergencia.
  • Ser agredido físicamente.

Reacciones después de vivir una situación traumática

La forma en que una persona reacciona al trauma depende de muchas cosas, como el tipo y la gravedad del evento traumático, la cantidad de apoyo que recibe la persona después del incidente, otros factores estresantes que están presentes en la vida de la persona, si la persona ha tenido alguna experiencia traumática antes, etc. Las reacciones comunes incluyen una variedad de respuestas psicológicas, emocionales, físicas y de comportamiento. Estas reacciones son normales y, en la mayoría de los casos, desaparecen como parte del proceso natural de recuperación.

Las reacciones más comunes al trauma son:

  • Ansiedad o miedo ante el peligro para la propia persona o para los seres queridos, estar solo, estar en otras situaciones que asustan a la persona, volver a tener un evento similar.
  • Evitar situaciones o pensamientos que le recuerden al evento traumático.
  • Asustarse por ruidos fuertes o movimientos bruscos.
  • Recuerdos en los que las imágenes del evento traumático llegan repentinamente a la mente de la persona sin razón aparente, o volver a experimentar mentalmente el evento.
  • Síntomas físicos como músculos tensos, temblores, náuseas, dolores de cabeza, sudoración y cansancio.
  • Falta de interés en las actividades habituales, incluida la pérdida de apetito o el interés en el sexo.
  • Tristeza, sentimientos de pérdida o soledad.
  • Problemas de sueño, que incluyen dificultad para conciliar el sueño, despertarse en medio de la noche o pesadillas sobre el evento traumático.
  • Problemas para concentrarse o recordar cosas (especialmente aspectos del evento traumático).
  • La culpa y la duda por no haber actuado de otra manera durante el trauma, o por estar mejor que otros, o por sentirse responsable de la muerte o lesión de otra persona.
  • Ira o irritabilidad por lo que sucedió.

Trastorno de estrés postraumático (TEPT)

El trastorno de estrés postraumático (TEPT) es una respuesta física y emocional intensa a pensamientos y recordatorios del evento que dura muchas semanas o meses después del evento traumático. Los síntomas del TEPT se dividen en tres grandes tipos: revivir, evitar y aumento de la excitación.

  • Los síntomas que implican revivir el evento traumático incluyen recuerdos, pesadillas y emociones extremas y reacciones físicas a los recordatorios del evento. Las reacciones emocionales pueden incluir sentirse culpable, miedo extremo al daño y adormecimiento de las emociones. Reacciones físicas puede incluir temblores incontrolables, escalofríos o palpitaciones y dolores de cabeza.
  • Los síntomas de evitación incluyen mantenerse alejado de actividades, lugares, pensamientos o sentimientos relacionados con el trauma o sentirse separado o alejado de los demás.
  • Los síntomas del aumento de la excitación incluyen estar demasiado alerta o sobresaltarse fácilmente, dificultad para dormir, irritabilidad o arrebatos de ira y falta de concentración.

Otros síntomas relacionados con el TEPT incluyen: ataques de pánico, depresión, pensamiento suicida, abuso de drogas, sentimientos de distanciamiento y aislamiento y dificultades para poder completar las tareas diarias.

¿Cómo puedes manejar el estrés debido al trauma?

Hay varios aspectos que tienes que tener en cuenta para recuperar tu estabilidad emocional después de un evento traumático:

  • Habla sobre la experiencia con familiares o amigos cercanos.
  • Date tiempo y reconoce que no puedes controlarlo todo.
  • Pide ayuda a las personas que se preocupan por ti.
  • Acudir a un profesional de la salud mental.
  • Comer bien, hacer ejercicio, descansar y evitar el alcohol y las drogas.
  • Mantener una rutina diaria con actividades estructuradas.
  • Evitar decisiones importantes de la vida, como cambiar de carrera o mudarse poco después del evento.
  • Pasar tiempo con otras personas para evitar aislarte.

¿Cuándo buscar ayuda de un profesional de salud mental?

Algunas de las personas con TEPT se recuperan sin necesidad de tratamiento, aunque no es lo habitual. Esto puede suceder debido a la gravedad del evento, el grado de amenaza que haya supuesto a tu vida, el número de veces que sucedió el evento, una historia de trauma pasado, etc. Es muy importante que consideres buscar ayuda profesional si tus síntomas son lo suficientemente severos durante el primer mes como para interferir en tu vida familiar, amistades y trabajo.

Si te ha gustado este artículo en el que hemos hablado sobre las reacciones después de vivir una situación traumática, te dejo otros dos que pueden resultar interesantes: Trastorno de ansiedad generalizada: Síntomas, causas y tratamiento y ¿Estoy deprimido? Aprende las diferencias entre depresión y tristeza.

nv-author-image

Iratxe López

Soy Iratxe López, Doctora cum laude en Psicología por la Universidad de Deusto y Psicóloga Clínica. Además, cuento con la Habilitación Sanitaria, lo que me permite ejercer como Psicóloga Clínica. Por último, me gustaría destacar que tengo la gran suerte de ser la directora del Centro Iratxe López Psicología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.