8 herramientas para ayudar a tu hijo a afrontar el miedo

8 herramientas para ayudar a tu hijo a afrontar el miedo

Las tormentas, los payasos asesinos, los ladrones, los ascensores, la oscuridad… Diversos padres y madres han consultado en mi despacho de psicología para recibir ayuda con sus hijos que tienen distintas fobias. Por regla general, los padres y madres no saben cómo ayudar a sus hijos a hacer frente a estos miedos tan intensos. En este post me gustaría poder ayudarte a ayudar a tu hijo a afrontar el miedo.

“Me está resultando difícil ayudar a mi hijo a subir a los ascensores. Si intento animarle, se enfada y me grita”.

“Mi hija tiene pánico a la oscuridad, No me deja apagar las luces y me levanto de la cama todas las noches porque mi hija me está llamando asustada”.

Cada uno de estos padres y madres me pregunta: “¿Qué puedo hacer para ayudar a mi hijo/a?”

Todos los padres y madres sueñan con que sus pequeños tendrán días sin preocupaciones, pero la verdad es que todos los niños desarrollan algún miedo en algún momento de sus tempranas vidas. Cuando un niño tiene miedo, no podemos tratar de convencerle de que no se preocupe. El miedo es real para el niño. Lo que sí podemos hacer para ayudarle es darle herramientas que le capaciten para que pueda manejar sus miedos y preocupaciones.

Los estudios demuestran que las preocupaciones de los niños pueden reducirse si aprenden las estrategias adecuadas que les ayuden a reducir la ansiedad, como por ejemplo, compartir sus preocupaciones o practicar respiraciones. Depende de nosotros enseñarles estrategias de afrontamiento para que puedan usarlas para lidiar con casi cualquier evento problemático que encuentren. Además, estos aprendizajes, si se convierten en hábitos, les acompañarán el resto de sus vidas.

A continuación, comparto diferentes maneras que pueden ayudar a tu hijo a afrontar el miedo de maneras más saludables. Por supuesto, cada niño es diferente y por ello, se trata de ayudarles a encontrar la técnica que mejor funcione para ellos.

8 herramientas para ayudar a tu hijo a afrontar el miedo

1. Enseña a tu hijo a realizar un consumo adecuado de los medios que no incluya imágenes que les generen miedo

Las imágenes de películas, videojuegos, páginas web de Internet e incluso las noticias de televisión pueden provocar temores o empeorar los que los niños ya tienen. Por lo tanto, te animo a que lleves una monitorización para saber cuál es la exposición de tu hijo a los medios y así, saber si visualiza contenido que pueda incluir escenas que le generen miedo. Esto es algo muy importante, ya que, en muchas ocasiones los niños pequeños no son capaces de discernir qué tipo de contenido es peligroso para ellos, por eso, monitorizar lo que ve te permitirá interferir para que no vea ese tipo de contenido.

También será importante que enseñes a tu hijo a identificar el contenido que no es adecuado para él. ”Esto da miedo. No necesito verlo “es una buena frase que puedes enseñar a tu hijo.

2. Comparte las preocupaciones con la familia

Anima a tu hijo a hablar sobre sus miedos. Expresar una preocupación o miedo en palabras hace que sea más manejable. Tu objetivo es “atrapar” esas preocupaciones lo más pronto posible, antes de que se se conviertan en un miedo desproporcionado para tu hijo. Por lo tanto, asegúrate de estar con los oídos abiertos para saber captar los miedos de tu hijo. De esta manera, podrás responder a las preguntas que tenga sobre ese miedo y aclara cualquier concepto erróneo, como por ejemplo, que un ascensor no se sujeta con una simple cuerda, sino que hay un mecanismo complejo con una gran cantidad de seguridad.

Por otro lado, compartir las preocupaciones con la familia también incluye, que tu compartas tus propias preocupaciones. Si tu hijo ve que eres natural a la hora de compartir tus miedos, él tomará ejemplo. 

3. Proporciónale apoyo que le calme

Ayuda a tu hijo a sentirse seguro, y no menosprecies el poder de tus palabras. Cuando tu hijo esté afrontando un miedo y oiga tus palabras de consuelo: “Todo irá bien” o sienta tu mano apoyada sobre su espalda, se sentirá más seguro. Además, tus palabras de apoyo se convertirán en un modelo que tu hijo puede usar él mismo cuando tu no estés. Es decir, si cuando está afrontando el miedo tu le estás repitiendo la frase de todo irá bien, él también acabará repitiéndose esa frase a si mismo cuando tu no estés.

4. Proporciónale información sobre su miedo

Educar y dar información a tu hijo sobre el evento que le produce miedo puede ayudarle a aclarar percepciones erróneas y aumentar su sensación de seguridad.

Por ejemplo, si tu hijo se preocupa por el plan de evacuación el centro escolar, puedes compartir con él el plan de seguridad escolar o pedirle a alguna persona del centro que se lo explique. Hazle saber que las personas que trabajan en su colegio están capacitadas para actuar ante una emergencia. 

Si tu hijo tiene miedo porque le van a hospitalizar para una operación menor, puedes darle más información, organizando una visita al hospital, leyendo un libro con él sobre esta temática y que sea adecuado para su edad, comprar un kit para jugar a doctores, etc.

Saber lo que va a ocurrir u lo que puede esperar de la situación, le ayudará a estar más tranquilo y a reducir su temor.

5. Leer libros específicos que hablen sobre su miedo

Contar historias, representar situaciones o leer libros sobre una situación temible puede ayudar a los niños a superar sus miedos. Esta estrategia es muy útil porque los niños a menudo se identifican con el personaje que comparte la misma ansiedad. ¡Alguien más siente lo mismo que él!

Por ejemplo, algunos libros útiles para los niños con miedo a dormir solos son: ¿Dónde estás oscuridad? de J.S. Pinillos y Encender la noche de Ray Bradbury.

6. Enséñale a decirse auto-afirmaciones que reduzcan el miedo

Enseña a tu hijo a enfrentarse a sus miedos diciéndose a si mismos frases adecuadas que le sean de utilidad. Lo mejor es ayudar a tu hijo a elegir una sola frase y ayudarle a decirla varias veces al día hasta que sea capaz de decírsela cuando se sienta ansioso. Algunas frases de ejemplo pueden ser: 

Puedo hacer esto. Puedo manejar esto. Estaré bien.

7. Practicar estrategias de relajación

Si el miedo hace que tu hijo se ponga tenso, aprender estrategias de relajación puede ayudarle.  Es posible que, a modo de recordatorio, necesites poner distintos recordatorios por la casa, como por ejemplo en la nevera o al lado de la cama de tu hijo.

8. Pon a tu hijo al volante

Sabemos que sentir que tenemos cierto control sobre las situaciones nos ayuda a reducir la preocupación. Así que empoderar (o dar el poder) a tu hijo, será posiblemente muy útil. Para ello, podemos ayudarle a desarrollar su propio plan para reducir el miedo. Tendréis que comenzar por identificar un miedo.

Por ejemplo: “Las sombras extrañas de mi pared hacen que me de miedo dormir en la oscuridad”.

“¿Qué podría ayudarte a sentirte más seguro o que necesitas para sentirte más seguro?”

Luego, hacer juntos una lluvia de ideas sobre las mejores opciones hasta que tu hijo pueda encontrar al menos una cosa que pueda ayudarlo a sentir más el control y luego llevarlo a cabo.

El niño podría sugerir colocar una linterna debajo de su almohada para alumbrar las sombras si lo necesita.

Tal y como hemos visto, no podemos proteger a los niños de los miedos, pero puedes ayudar a tu hijo a afrontar el miedo y reducir sus ansiedades.

Si quieres aprender sobre más cuestiones relacionadas con la Psicología Infantil, puedes leer otros artículos del Blog, como por ejemplo: Entender la hiperactividad en los niños/as. Más allá del TDAH o Cómo ayudar a tu hijo a manejar el enfado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.