Diferencias entre ansiedad y estrés

Actualizado el 05/10/2121 por Dra. Iratxe López. Psicóloga Clínica

Gran parte de las sociedades occidentales, somos conocidas por llevar vidas ocupadas, a menudo estresantes. Pero, no siempre se trata de estrés, también podemos estar hablando de ansiedad. Dada la importancia de aprender a distinguir estos conceptos, en este post hablaremos sobre las diferencias entre ansiedad y estrés.

El estrés y la ansiedad comparten muchos de los mismos síntomas físicos, lo que dificulta detectar las diferencias entre ellos. Por ejemplo, ambos pueden provocar noches de insomnio, agotamiento, preocupación excesiva, falta de concentración e irritabilidad. Incluso los síntomas físicos, como el ritmo cardiaco acelerado, la tensión muscular y los dolores de cabeza, pueden afectar tanto a las personas que sufren estrés como a las personas diagnosticadas con un trastorno de ansiedad.

diferencias entre ansiedad y estrés

Definición de ansiedad y estrés

Comenzaremos por la definición de estrés. El estrés es la respuesta que damos ante una amenaza. Es la reacción de tu cuerpo a un desencadenante, y generalmente, es una experiencia a corto plazo. Además, el estrés puede ser positivo o negativo. Hablamos de estrés positivo cuando nos ayuda a conseguir nuestros objetivos. Por ejemplo, entregar a tiempo ese trabajo que parecía imposible terminar en tan poco tiempo. Cuando el estrés provoca insomnio, falta de concentración y una capacidad limitada para hacer las cosas que normalmente haces, entonces es estrés negativo.

La ansiedad, por el contrario, es un trastorno de salud mental que se alarga en el tiempo que puede desencadenarse por el estrés. La ansiedad no desaparece una vez que la amenaza se ha machado o ha desaparecido. La ansiedad se mantiene a largo plazo y puede causar un deterioro significativo a nivel social, laboral, familiar…

¡Síguenos en instagram para estar al tanto de todo lo que publicamos!

En instagram hablamos sobre psicología: consejos, frases que nos hacen reflexionar, ejercicios, novedades de nuestro centro de psicología…

El origen

El estrés proviene del exterior, es decir, ocurre por causas externas, como por ejemplo, los problemas financieros, maritales, pérdida de trabajo, una pelea con un amigo, etc. El estrés, generalmente, disminuye después de que la preocupación externa ha disminuido o se ha resuelto el problema que genero dicho estrés.

La ansiedad, en cambio, tiene un origen interno. Es una sensación persistente de aprensión o temor en situaciones que no son amenazantes. En este caso, la ansiedad no desaparece después de que la preocupación ha pasado. Los trastornos de ansiedad son multicausales, esto quiere decir que tienen múltiples causas: genética, química del cerebro, personalidad, experiencias personales, etc.

Los síntomas 

Comenzaremos hablando de los síntomas del estrés. Hay una serie de trastornos emocionales y físicos relacionados con el estrés, que incluyen entre otros, depresión, ansiedad, ataques cardíacos, derrames cerebrales, problemas gastrointestinales y obesidad e hipertensión. Hoy en día sabemos que los niveles altos de estrés pueden causar estragos en la mente y el cuerpo. Si bien el estrés puede manifestarse de muchas maneras, voy a mencionar a continuación, algunos de los síntomas más comunes:

  • Dolores de cabeza frecuentes
  • Alteración del sueño
  • Dolor de espalda y/o cuello
  • Sensación de mareo o desmayo.
  • Palmas de las manos o pies sudorosos
  • Dificultad para tragar
  • Irritabilidad
  • Problemas gastrointestinales
  • Preocupación excesiva
  • Frecuencia cardíaca rápida
  • tensión muscular
  • Sensación de estar abrumado
  • Tener dificultad para calmar la mente
  • Dificultades para concentrarse
  • Olvidos frecuentes
  • Baja energía
  • Pérdida del deseo sexual

Asimismo, los síntomas del estrés pueden variar y cambiar a lo largo del tiempo. Conocer tus respuestas al estrés puede ayudarte a aumentar la conciencia de cómo el estrés se manifiesta en ti. Conocer esta información te ayudará a aprender a usar técnicas para reducir el estrés cuando se manifiesten los primeros signos. Así, evitarás repercusiones a largo plazo.

Hablaremos ahora de los síntomas de la ansiedad, concretamente de los síntomas del trastorno de ansiedad generalizada. La característica definitoria de este trastorno es la ansiedad y preocupación excesiva (sobre una serie de eventos o actividades) que ocurren durante un periodo prolongado. La intensidad de la ansiedad es desproporcionada si atendemos a la probabilidad real de que el evento que nos preocupa ocurra. Otros síntomas del trastorno de ansiedad generalizada son los siguientes:

  • Dificultad para controlar la preocupación
  • Inquietud o sensación de nerviosismo
  • La persona se fatiga con facilidad
  • Dificultad para concentrarse
  • Irritabilidad
  • Tensión muscular
  • Alteración del sueño
  • Respuesta exagerada de sobresalto
  • Síntomas psicosomáticos como dolores de cabeza, de estómago, mareos…
  • Síntomas físicos como dificultad para respirar, palpitaciones, sudoración excesiva, dolor en el pecho…
  • La ansiedad, la preocupación o los síntomas físicos causan un impacto en las áreas de funcionamiento social, laboral u otras.

A qué pueden conducir la ansiedad y el estrés

Si hablamos de las diferencias entre ansiedad y estrés, tenemos que mencionar cuáles pueden ser las consecuencias de cada una de ellas. El estrés crónico no tratado puede provocar afecciones de salud graves, como ansiedad, insomnio, dolor muscular, presión arterial alta y un sistema inmunitario debilitado. Asimismo, el estrés puede contribuir al desarrollo de enfermedades importantes, como enfermedades cardíacas, depresión y obesidad.

En casos graves, la ansiedad puede convertirse en un trastorno de ansiedad, como ansiedad generalizada, trastorno de pánico, fobias, ansiedad social, trastorno obsesivo compulsivo y trastorno de estrés postraumático (TEPT). Las personas con trastornos de ansiedad tienen seis veces más probabilidades de ser hospitalizadas por trastornos psiquiátricos que aquellas que no padecen trastornos de ansiedad. Del mismo modo, tienen el doble de riesgo de enfermedad cardíaca en comparación con las personas sin estas afecciones.

Tratamiento para el estrés y la ansiedad

Si sufres estrés, encuentra formas de controlar ese estrés, como la actividad física, ejercicios de respiración, sueño adecuado y tomarte un tiempo para descansar. Si sufres ansiedad, te recomiendo acudir a un psicólogo, ya que, los trastornos de ansiedad son tratables. Por desgracia, no todas las personas que padecen ansiedad acuden al psicólogo. En algunos casos, también puede estar aconsejado el uso de medicación, pero siempre debe ser recetada por un médico.

El cualquier caso, si tienes dudas sobre qué es lo que te está ocurriendo y no te sientes bien, pide cita con un psicólogo que te ayudará a identificar el problema y solucionarlo.

En el caso de que quieras conocer más información sobre nuestro trabajo en terapia con personas que sufren ansiedad, te recomiendo que visites nuestra página sobre psicólogos ansiedad bilbao. Si te ha gustado leer este post en el que hemos hablado sobre las diferencias entre ansiedad y estrés, te recomiendo que leas estos dos posts:

En Iratxe López Psicología ofrecemos tanto terapia presencial, como online.

Para aquellas personas que residen lejos de Bilbao y que no pueden acudir a nuestra consulta, ofrecemos terapia online en nuestro centro de psicólogos Bilbao. También existe la opción de combinar la terapia presencial y online. Todo lo que necesitas es un móvil y conexión a Internet.

¿HABLAMOS?
Puedes ponerte en contacto con nosotras por teléfono, correo electrónico o a través del formulario de contacto para poder hacernos las preguntas que necesites sobre nuestros servicios o reservar una primera cita en nuestro centro de psicólogos Bilbao.
Contacta con nosotras para que podamos ayudarte a resolver cualquier duda que tengas.

nv-author-image

Iratxe López

Soy Iratxe López, Doctora cum laude en Psicología por la Universidad de Deusto y Psicóloga Clínica. Además, cuento con la Habilitación Sanitaria, lo que me permite ejercer como Psicóloga Clínica. Por último, me gustaría destacar que tengo la gran suerte de ser la directora del Centro Iratxe López Psicología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.