Saltar al contenido

Teoría Polivagal de Porges: El poder de la respuesta vagal en tus emociones

teoría polivagal

En el ámbito de la psicología y la neurociencia, la Teoría Polivagal de Porges destaca como un enfoque revolucionario que ha transformado nuestra comprensión de cómo funcionan nuestras emociones y respuestas al estrés. El Dr. Stephen Porges, su creador, ha trazado un camino innovador al revelar las complejas conexiones entre nuestro sistema nervioso autónomo y nuestras experiencias emocionales. En este artículo, nos sumergiremos en los intrincados matices de esta teoría y exploraremos su impacto en nuestra percepción del mundo que nos rodea. A través de la lente de la Teoría Polivagal, descubriremos cómo nuestras respuestas emocionales están intrincadamente entrelazadas con nuestras interacciones sociales y cómo este conocimiento puede enriquecer nuestra vida.

Eso si, antes de nada quiero avisarte de que este artículo tiene cierta dificultad. Por norma general, escribo artículos sencillos y fáciles de comprender. Sin embargo, en este caso, al tratarse de un tema más complejo, también ha dado como resultado un artículo más complejo. Así que te recomiendo que lo leas con calma y que releas la información cuando sea necesario.

1. Fundamentos de la Teoría Polivagal

La Teoría Polivagal se basa en una serie de conceptos fundamentales que proporcionan un marco sólido para comprender nuestras respuestas emocionales. Para adentrarnos en su mundo, es esencial comprender estos pilares:

  1. El nervio vago y sus ramificaciones: En el corazón de la Teoría Polivagal se encuentra el nervio vago, una estructura crucial en nuestro sistema nervioso. Este nervio, que se extiende desde el cráneo hasta el abdomen juega un papel fundamental en la regulación de nuestras respuestas emocionales. Comprender su anatomía y función es esencial para adentrarnos en la teoría.
  2. Tres sistemas de respuesta autonómica: La Teoría Polivagal postula la existencia de tres sistemas de respuesta autonómica: el nervio dorsal, el sistema simpático y el nervio vago. Cada uno de estos sistemas tiene su función y se activa en situaciones específicas. Exploraremos en detalle cómo operan estos sistemas y cómo se conectan con nuestras emociones.
  3. Interacciones en situaciones emocionales y de estrés: La Teoría Polivagal propone que nuestras respuestas emocionales son el resultado de la interacción compleja entre estos tres sistemas de respuesta autonómica. A medida que profundicemos en esta teoría, comprenderemos cómo estos sistemas se entrelazan en situaciones emocionales y de estrés, lo que arroja luz sobre la diversidad de nuestras respuestas emocionales en diferentes contextos.

Hablando sobre emociones… ¿Sabes cuánto tiempo dura una emoción? ¡Te lo cuento en este vídeo cortito!

2. Respuestas del Sistema Nervioso Autónomo (SNA)

En esta sección, profundizaremos en las respuestas emocionales y fisiológicas de los tres sistemas de respuesta que son fundamentales para la Teoría Polivagal, y cómo influyen en nuestras emociones y conductas:

  1. Nervio Dorsal – Inmovilidad: El nervio dorsal se asocia con una respuesta de inmovilidad, que es típica en situaciones de extrema amenaza o estrés. Cuando este sistema se activa, experimentamos una sensación de parálisis o la incapacidad de movernos. Un ejemplo cotidiano podría ser una situación de pánico en la que nos quedamos paralizados, sin poder actuar. ¿Te ha ocurrido alguna vez una experiencia así? Ahora ya sabes que el nervio dorsal ha tenido mucho que ver en ello.
  2. Sistema Simpático – Lucha o Huida: El sistema simpático se activa en momentos de peligro o desafío. Esto desencadena la clásica lucha o huida, donde estamos preparados para enfrentar una amenaza o huir de ella. Esta respuesta puede influir en emociones como el miedo, la ansiedad o la ira. Por ejemplo, cuando sentimos que alguien nos sigue en una calle oscura, nuestro sistema simpático se pone en marcha.
  3. Nervio Vago – Seguridad y Conexión: El nervio vago, central en la Teoría Polivagal, se asocia con la seguridad y la conexión. Cuando este sistema está activo, nos sentimos seguros, tranquilos y capaces de conectarnos con otros. Situaciones de cariño, amor y amistad activan este sistema. Un ejemplo sería la sensación de calma y bienestar que experimentamos cuando pasamos tiempo con un ser querido.
Sistemas autonómicos teoría polivagal

Estas respuestas emocionales y fisiológicas tienen un impacto significativo en cómo percibimos y respondemos a las situaciones de la vida cotidiana. La Teoría Polivagal nos ofrece un marco para comprender cómo estos sistemas se entrelazan y cómo podemos regular nuestras respuestas emocionales en diversas circunstancias.

3. El rol de la Teoría Polivagal en las emociones

La Teoría Polivagal no solo nos proporciona una visión más profunda de nuestras emociones, sino que también arroja luz sobre algunas condiciones emocionales comunes que afectan a muchas personas, como la ansiedad, la depresión y el estrés postraumático. Al explorar la interacción entre el sistema nervioso autónomo y estas condiciones, podemos obtener una comprensión más clara de por qué se desarrollan y cómo abordarlas. Vamos a ver cómo se relaciona de forma más concreta la Teoría Polivagal con la ansiedad, depresión y el estrés postraumático.

3.1. Teoría Polivagal y ansiedad

La ansiedad es una respuesta emocional y fisiológica común en situaciones de estrés o peligro percibido. Para comprender cómo la Teoría Polivagal puede arrojar luz sobre la ansiedad, es esencial considerar cómo interactúan los sistemas de respuesta del sistema nervioso autónomo (SNA).

La respuesta de lucha o huida es un componente fundamental de la ansiedad. Cuando percibimos una amenaza, nuestro cuerpo se prepara para enfrentarla o huir. El sistema nervioso simpático, que forma parte de esta respuesta, se activa. Aumenta la frecuencia cardíaca, dilata las vías respiratorias y moviliza la energía hacia los músculos. En situaciones de peligro real, esta respuesta es crucial para la supervivencia.

Sin embargo, la Teoría Polivagal nos enseña que esta no es la única forma en que el sistema nervioso autónomo responde a las amenazas. En situaciones en las que la lucha o huida no es una opción (por ejemplo, problemas sociales o preocupaciones futuras), el sistema simpático también se activa, lo que puede llevar a respuestas ansiosas. Nuestra mente y cuerpo pueden percibir una amenaza incluso si no hay un peligro real y activar respuestas similares a las del sistema simpático.

El nervio vago, que forma parte del sistema parasimpático, desempeña un papel clave en la regulación emocional. Se asocia con respuestas de calma y seguridad. Cuando el nervio vago está activo, experimentamos emociones positivas y somos más resistentes al estrés.

Sin embargo, las personas con ansiedad a menudo presentan una falta de regulación adecuada del nervio vago. Esto significa que tienen dificultades para volver a un estado de calma después de una situación estresante. La Teoría Polivagal sugiere que esta falta de regulación del nervio vago puede contribuir a respuestas ansiosas crónicas.Principio del formulario

3.2. Teoría Polivagal y depresión

La depresión es una condición compleja que involucra factores emocionales, cognitivos y fisiológicos. La Teoría Polivagal aporta una perspectiva única que nos ayuda a comprender cómo los sistemas de respuesta autonómica pueden influir en la depresión.

La depresión se caracteriza por una serie de síntomas, que incluyen tristeza persistente, falta de energía, cambios en el apetito y problemas para dormir. Estos síntomas pueden estar relacionados con el funcionamiento del sistema nervioso autónomo.

La Teoría Polivagal destaca que el nervio vago, una parte del sistema parasimpático, está involucrado en la regulación de las emociones y el bienestar. Cuando el nervio vago funciona adecuadamente, ayuda a promover la calma y la recuperación después del estrés. Sin embargo, en las personas con depresión, puede haber una disminución en la actividad del nervio vago, lo que dificulta la recuperación emocional y fisiológica.

La Teoría Polivagal también nos muestra cómo la exposición crónica al estrés puede contribuir a la depresión. El sistema simpático, que se activa en situaciones de estrés, puede tener una influencia perjudicial cuando se activa de manera continua. Esta activación constante puede llevar a cambios en el funcionamiento del cerebro y a la perpetuación de la depresión.

3.3. Teoría Polivagal en el trastorno de estrés postraumático

El Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT) es una afección mental que puede desarrollarse después de haber experimentado un evento traumático. Esta condición implica una amplia gama de síntomas, que incluyen pesadillas, flashbacks, hipervigilancia y ansiedad severa. La Teoría Polivagal proporciona un marco valioso para comprender cómo los sistemas de respuesta autonómica influyen en el desarrollo y la expresión del TEPT.

La Teoría Polivagal subraya la importancia del nervio vago, una parte del sistema parasimpático, en la regulación de las respuestas al estrés. Cuando experimentamos un trauma, el sistema nervioso autónomo se activa en una respuesta de lucha o huida a través del sistema simpático. Si el evento traumático es incontrolable o abrumador, el sistema simpático puede mantenerse activado durante un tiempo prolongado. Esto conduce a la hiperactivación fisiológica y emocional, lo que es característico del TEPT.

La Teoría Polivagal nos ayuda a entender cómo la exposición continua al estrés afecta a quienes padecen TEPT. La activación sostenida del sistema simpático y la falta de regulación del sistema parasimpático pueden contribuir a la cronicidad de los síntomas del TEPT. Las personas con TEPT a menudo experimentan una falta de seguridad en su entorno y en su propio cuerpo debido a la disfunción en la regulación del nervio vago.

4. Evidencia científica en apoyo a la Teoría Polivagal

La Teoría Polivagal ha ganado reconocimiento en la comunidad científica y médica debido a su capacidad para explicar y predecir las respuestas autonómicas en una amplia variedad de situaciones. Numerosos estudios y hallazgos respaldan los conceptos clave de esta teoría, incluyendo:

  1. Investigación sobre el Nervio Vago: El nervio vago, parte fundamental del sistema parasimpático, regula funciones corporales y emocionales. Estudios han demostrado su implicación en la regulación emocional y la reducción de la ansiedad.
  2. Estudios de Respuestas Autonómicas: La activación del sistema simpático está relacionada con respuestas de lucha o huida, mientras que la activación del nervio vago promueve estados de calma y seguridad.
  3. Aplicación Clínica Exitosa: La Teoría Polivagal se ha utilizado con éxito en el tratamiento de afecciones como la ansiedad, la depresión y el trastorno de estrés postraumático (TEPT).
  4. Investigación Interdisciplinaria: Profesionales de diversas disciplinas han colaborado en la investigación, lo que ha permitido una comprensión más completa de cómo el sistema nervioso autónomo influye en la regulación emocional y el bienestar.

En resumen, la Teoría Polivagal se respalda con una creciente evidencia científica, lo que demuestra su relevancia en la comprensión de las respuestas emocionales y autonómicas. Esta investigación ofrece nuevas perspectivas para el tratamiento y el bienestar emocional.

¡Síguenos en instagram para estar al tanto de todo lo que publicamos!

En instagram hablamos sobre psicología: consejos, frases que nos hacen reflexionar, ejercicios, novedades de nuestro centro de psicología…

5. Evidencia científica en contra de la Teoría Polivagal

A pesar de la creciente aceptación de la Teoría Polivagal, no está exenta de críticas y desafíos en la comunidad científica. Algunos de los argumentos presentados en contra de esta teoría incluyen:

  1. Simplificación de respuestas emocionales: Algunos críticos sugieren que la Teoría Polivagal puede simplificar en exceso la complejidad de las respuestas emocionales y autonómicas en situaciones reales. Argumentan que no todos los casos se pueden explicar completamente a través de los tres sistemas propuestos.
  2. Necesidad de investigación adicional: La Teoría Polivagal aún necesita una cantidad significativa de investigación empírica para respaldar sus afirmaciones. Algunos científicos argumentan que la falta de estudios longitudinales sólidos limita su validez.
  3. Desafíos en la práctica clínica: Aunque la Teoría Polivagal se ha utilizado en la terapia, la eficacia de estos enfoques aún está en debate. Los profesionales pueden enfrentar dificultades en la aplicación clínica de sus principios.
  4. Interpretación variada: Dado que esta teoría es multidisciplinaria, existe una variedad de interpretaciones y aplicaciones, lo que puede llevar a confusiones y discrepancias en la práctica.

A pesar de estos argumentos críticos, la Teoría Polivagal continúa siendo un tema de investigación activo, y su aceptación y aplicaciones siguen creciendo en la comunidad científica y clínica. Como cualquier teoría, es esencial considerar sus limitaciones y desafíos, pero también reconocer su potencial valor en la comprensión de nuestras respuestas emocionales y bienestar psicológico.

La Teoría Polivagal es un marco teórico innovador que ha proporcionado una nueva perspectiva sobre cómo nuestro sistema nervioso autónomo (SNA) influye en nuestras emociones y respuestas al estrés. Aunque sigue siendo objeto de investigación y discusión en la comunidad científica, ha arrojado luz sobre muchas cuestiones importantes relacionadas con nuestra salud emocional. Deseo de todo corazón que este artículo te haya ayudado a entender esta teoría y sus implicaciones en tus respuestas emocionales.

6. Referencias bibliográficas

  1. Berntson, G. G., Cacioppo, J. T. y Quigley, K. S. (1991). Autonomic determinism: The modes of autonomic control, the doctrine of autonomic space, and the laws of autonomic constraint. Psychological Review, 98(4), 459-487.
  2. Kreibig, S. D. (2010). Autonomic nervous system activity in emotion: A review. Biological Psychology, 84(3), 394-421.
  3. Porges, S. W. (2001). The polyvagal theory: Phylogenetic substrates of a social nervous system. International Journal of Psychophysiology, 42(2), 123-146.
  4. Porges, S. W. (2007). The polyvagal perspective. Biological Psychology, 74(2), 116-143.
  5. Porges, S. W. (2017). Vagal pathways: Portals to Compassion. In Compassion: Bridging Practice and Science (pp. 31-47). Elsevier.
  6. Thayer, J. F. y Lane, R. D. (2009). Claude Bernard and the heart–brain connection: further elaboration of a model of neurovisceral integration. Neuroscience & Biobehavioral Reviews, 33(2), 81-88.
  7. Thayer, J. F. y Sternberg, E. M. (2006). Beyond heart rate variability: vagal regulation of allostatic systems. Annals of the New York Academy of Sciences, 1088(1), 361-372.
Iratxe López Fuentes

Iratxe López Fuentes

Soy Iratxe López, Doctora cum laude en Psicología por la Universidad de Deusto y Psicóloga Clínica. Además, cuento con la Habilitación Sanitaria, lo que me permite ejercer como Psicóloga Clínica y ver pacientes. He atendido pacientes con diferentes dificultades psicológicas y emocionales, como, problemas de autoestima, ansiedad, depresión, duelos, problemas de conducta, dificultades en las relaciones sociales... Por último, me gustaría destacar que tengo la gran suerte de ser la directora del Centro Iratxe López Psicología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.