Saltar al contenido

Crisis existencial: Algunas claves para aprender de ellas

personas con crisis existencial que se hacen preguntas

Actualizado el 10/01/2323 por Dra. Iratxe López. Psicóloga Clínica

Seguro que has oído hablar sobre la crisis existencial. Soy consciente de que dicho así resulta un poco abstracto, ya que, hay muchos matices. También hay componentes que te dan pistas para saber si estás viviendo una o si conoces a alguien cercano que pudiera estar atravesando por una crisis existencial. Muchas veces quieres ayudar y no sabes por dónde empezar. 

Un buen punto de partida puede ser conocer primero cómo se siente la persona. Así tienes una idea para saber qué hacer tanto si estás pasando tú la crisis, como si es alguien cercano. Si te parece vamos a ir desglosando cada uno de los aspectos para conocer más a fondo de qué va esto de la crisis existencial.

1. ¿Qué es una crisis existencial?

La crisis existencial es un estado de tu interior que te hace preguntarte muchas cosas cuando estás pasando por muchos cambios dentro de ti y te sientes extraño contigo mismo. No sabes muy bien quién eres y hacia dónde quieres ir. No sabes lo que quieres.

Puede que hasta te lo hayas cuestionado muchas veces, pero lo dejaste pasar. La diferencia está en que cuando estás viviendo una crisis existencial, no descansas y buscas la respuesta sin cesar. Y, claro, a veces eso no es posible o, al menos, no todo lo rápido que tú quisieras. Además, las respuestas pueden cambiar con el tiempo.

De hecho, puede aparecer en cualquier momento de tu vida. Por ejemplo, la famosa “crisis de los 40«. Puede llegar de manera brusca, es decir, un día estás bien y de repente “te entra el bajón» y tardar días, semanas o, incluso, meses en recuperarte. O puede aparecer de manera intermitente. 

Me parece importante que sepas que el concepto de crisis existencial lo planteó Erikson (1970), quien se refirió a ella como una crisis de identidad. Es decir, nos plantea la pregunta de: ¿Quién soy yo?

crisis existencial preguntas

2. Tipos de crisis existenciales

La crisis de los 30, de los 40 y de los 50 están relacionadas con la edad. El cine, las series y los medios de comunicación, en general, han ayudado a crear fuertes estereotipos sobre las crisis a diferentes edades. Pero, recuerda, que no son más que estereotipos. Hay otros tipos de crisis existenciales que se pueden presentar a lo largo de tu vida, incluso, aunarse con las de la edad. 

  • Crisis de identidad. Es muy típico preguntarte «¿Quién soy?». Esto sucede generalmente cuando la percepción que tienes de ti mismo, no se corresponde con lo que realmente eres. 
  • Vacío existencial. «¿Qué hago?»; «¿Qué estoy haciendo con mi vida?». Te lo preguntas porque realmente no te sientes cómodo con la vida que llevas, incluso, con las personas con las que te relacionas. 
  • Aburrimiento existencial. Tienes la sensación de que todos los días son iguales.
  • Crisis existencial laboral. ¿A quién no le ha pasado estar en un trabajo que no le gusta solo por tener un sueldo todos los meses? Pero que ni el trabajo te llena, ni aguantas a los compañeros, ni encajas en ese lugar…

Cada período de la vida tiene un desafío o crisis únicos que una persona debe enfrentar.

Erik Erikson

3. Componentes de una crisis existencial

La tristeza y la sensación de vacío son los dos rasgos más diferenciadores que tiene una persona que está pasando una crisis existencial. De repente, ya no te interesan las mismas cosas que antes, te sientes permanentemente insatisfecho, aunque no tengas razones para ello. Entonces, empiezas a probar cosas nuevas, nuevos hábitos y tampoco te llenan. Te invade la sensación de que no encajas en ningún sitio y con nadie.

Empiezas a cuestionarte cosas que antes no te habías planteado, por ejemplo, tu profesión o tu pareja. Te sientes emocionalmente agotado. Para esto, no hay edad. La crisis existencial puede aparecer en tu vida tanto en la infancia como cuando llegas a la vejez. También aparece cuando debes tomar una decisión de mucha responsabilidad como es la de tener un hijo. O simplemente, no encontrar ningún motivo concreto. 

Muchas veces el problema de pasar por una crisis existencial no es la etapa, sino las consecuencias de haber estado ahí. Los psicólogos lo llamamos “triada cognitiva» porque incluye pensamientos negativos sobre uno mismo, el mundo y el futuro. Esto produce sentimientos de indefensión, depresión, desesperanza e, incluso, la aparición de ideas suicidas.

4. ¿Cómo se siente una persona con crisis existencial?

Aunque haya algunos rasgos que indiquen que estás pasando por una crisis existencial o que alguien cercano está en ello, lo cierto es que es una situación muy personal. Cada uno lo vive de una manera y no se debe entrar en comparaciones. Muchas veces por intentar ayudar, se pone de ejemplo a otras personas conocidas que pasaron por la misma situación y lo superaron de una manera determinada y en un tiempo determinado. 

Sin embargo, déjame recordarte que cada uno de nosotros hemos tenido experiencias muy diferentes, tenemos personalidades diferentes, hemos sido educados de formas distintas, etc. No hay lugar para las opiniones externas, solo para respetar a la persona que tiene una imagen de ella misma muy negativa e, incluso, puede presentar episodios similares a los de la depresión y, sobre todo, ansiedad. Hay que conocer el origen para comprender, pero no se debe forzar la recuperación porque una persona tiene que vivir todas las etapas de su vida y dedicarle tiempo, ya que, está experimentando una etapa de cambios y de descubrimiento personal. 

5. ¿Qué hacer cuando se tiene una crisis existencial?

Lo primero es hablarlo con alguien de confianza. A lo mejor esa persona no puede ayudarte tanto como le gustaría, pero te vendrá bien que te escuchen y sentirte acompañado. Las personas que no son profesionales de la psicología tienen los recursos muy limitados para tratar una situación de tal envergadura, en la que se requiere tiempo y constancia.  

Toda persona en algún momento necesita reiniciar y reconducir su vida, pero cuando se llega a ese punto necesitan un lazarillo que guíe sus pasos hacia la salida o, más bien, la entrada a su paz interior. 

Lo bueno de la crisis existencial es que, como su nombre indica, es una crisis y por tanto una etapa (con principio y fin). Lo que pasa es que se hará más o menos larga en función de cómo lo afrontes y de la perspectiva que adoptes de visión para solucionarlo. 

Newsletter Iratxe López Psicología

¡Suscríbete a nuestra newsletter: Psicología en Estado Puro!

6. La crisis como principio del cambio

Suele decirse que las crisis son una oportunidad para el cambio y crecimiento personal en las que podemos llegar a desarrollar partes de nosotros mismo que antes estaban ocultas. Honestamente, no se hasta que punto estoy de acuerdo con este tipo de frases. Lo que, si se es que las crisis pueden ser un punto de inflexión, un momento de no retorno. Una crisis existencial puede ser un buen momento para empezar terapia. Las personas suelen creer que uno solo va al psicólogo cuando está deprimido, tiene problemas de alimentación, ha perdido a un ser querido…, pero, una crisis existencial también puede llevarnos a sentarnos en la consulta de un psicólogo. En nuestro centro de psicología hemos atendido a mujeres que no sabían si querían ser madres o no, personas que no sabían si dejar su trabajo porque no les llenaba, etc.

Si te ha gustado este post, quizás te guste otro en el que planteo una pregunta: ¿Vivir en el presente o planear el futuro?

7. Referencias bibliográficas

  1. Andrews, M. (2016). The existential crisis. Behavioral Development Bulletin, 21(1), 104–109.
  2. Bugental, J. F. (1965). The existential crisis in intensive psychotherapy. Psychotherapy: Theory, Research & Practice, 2, 16–20.
  3. Erikson, E. H. (1970). Autobiographic notes on the identity crisis. Daedalus, 99, 730–759.
nv-author-image

Iratxe López Fuentes

Soy Iratxe López, Doctora cum laude en Psicología por la Universidad de Deusto y Psicóloga Clínica. Además, cuento con la Habilitación Sanitaria, lo que me permite ejercer como Psicóloga Clínica y ver pacientes. He atendido pacientes con diferentes dificultades psicológicas y emocionales, como, problemas de autoestima, ansiedad, depresión, duelos, problemas de conducta, dificultades en las relaciones sociales... Por último, me gustaría destacar que tengo la gran suerte de ser la directora del Centro Iratxe López Psicología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.