Ciberacoso o ciberbullying: Un problema de actualidad

ciberacoso o ciberbullying

Para este artículo hemos tenido el placer de contar con una invitada especial, la psicóloga Lohizune Loroño, directora del centro Mi Psicólogo Getxo. Lohizune Loroño cuenta con una larga trayectoria profesional y está especializada en problemáticas tan diversas como la ansiedad, la agresividad o la depresión. Además, el equipo de Mi Psicólogo Getxo está compuesto por diferentes psicólogas para podernos adaptar a todos los pacientes, contamos con psicólogas especializadas tanto en terapia para adultos, para niños, como para parejas.

Sin embargo, hoy, Lohizune ha decidido contarnos un poco más sobre el ciberacoso o bullying en línea. El bullying en línea es la intimidación llevada a cabo a través de Internet o mediante dispositivos móviles. El acoso en línea también es llamado ciberacoso. Y es precisamente del ciberacoso sobre lo que vamos ha hablar en este artículo.

Ser víctima de un ciberacoso puede sucederle a cualquiera, en cualquier momento, y puede hacer que se sienta inseguro y angustiado. La intimidación en línea puede ser ofensiva y molesta y generar consecuencias como depresión, ansiedad y en el peor de los casos incluso, suicidio. Es por ello, por lo que hay que tener cuidado y estar alerta.

Tipos de comportamiento en el ciberacoso

En ocasiones no sabemos si eso que estamos viviendo podría considerarse ciberacoso o es simplemente una broma. Para tener claro esta distinción, me parece adecuado señalar que el ciberacoso puede incluir:

  • Envío de mensajes insultantes o amenazantes.
  • Publicación de mensajes poco amables o imágenes inapropiadas en redes sociales.
  • Exclusión a otros de chats en línea u otra comunicación.
  • Compartir información personal o vergonzosa de alguien en línea.
  • Crear sitios de odio o iniciar campañas de exclusión social en redes sociales.
  • Compartir imágenes poco favorecedoras o privadas, incluidas imágenes de desnudos o sexuales.
  • Asumir la identidad de otra persona en línea y representarla de manera negativa o que pueda dañar su relación con los demás.

Para que se llame acoso, las acciones inapropiadas en línea deben ser entre personas que tienen contacto continuo y deben ser parte de un patrón de comportamientos repetidos (en línea o fuera de línea). Incidentes únicos o acciones inapropiadas al azar no son considerados ciberacoso.

Una acción, como un comentario insultante o una foto vergonzosa, que se repite al compartir y reenviar a otros, puede llamarse acoso si las personas involucradas se conocen entre sí y tienen un contacto continuo, ya sea dentro o fuera de línea.

La intimidación en línea tiene el potencial de tener impacto a nivel social, psicológico y educativo.

¿Qué puedes hacer si te intimidan en Internet?

  1. ¡Mantente fresco! No respondas a mensajes ofensivos, porque eso es exactamente lo que el culpable quiere provocar. Por todo ello, no caigas en su mismo juego, denuncia, en lugar de responder.
  2. ¡Bloquea al culpable! En las redes sociales, a menudo es posible bloquear a otros miembros para que no se comuniquen contigo. Si alguien te acosa online, no lo dudes y bloquéale. No permitir que sus mensajes nos lleguen, es también una forma de protegernos.
  3. ¡Evidencia segura! Haz capturas de pantalla de noticias, fotos, etc. de lo que le molesto. De esta forma, contaras con evidencias y pruebas para demostrar lo que ocurrió.
  4. ¡Busca ayuda! Habla con amigos, padres o un profesor sobre el tema. No tienes que lidiar con el acoso cibernético por tu cuenta, las personas en las que confías pueden apoyarte. Y por supuesto, si esto no es suficiente, no tengas miedo en acudir al psicólogo. Estamos acostumbrados a lidiar con pacientes que han sufrido ciberacoso y no es algo de lo cual avergonzarse.
  5. ¡Mantente informado! Nadie puede publicar fotos tuyas en Internet sin tu consentimiento ya que la ley no lo permite. Además, nadie debería burlase de ti o insultarte. De hecho, la policía puede intervenir a tu favor y la intimidación puede tener consecuencias legales para el delincuente.

Cómo el bullying en línea es diferente del bullying en persona

Si bien la intimidación en línea implica comportamientos similares a la intimidación en persona, también difiere en los siguientes puntos:

  • Puede ser invasivo y difícil de escapar. Puede ocurrir a todas horas, incluso mientras estás en casa.
  • Puede implicar que el material dañino se difunda de manera amplia y rápida a una gran audiencia, por ejemplo, los rumores y las imágenes pueden publicarse en foros públicos o enviarse a muchas personas a la vez.
  • Puede proporcionar a la persona que realiza el acoso una sensación de distancia de la otra persona, por lo que hay una falta de retroalimentación inmediata o consecuencias.

Estas diferencias importantes no deberían distraer a las escuelas, los padres y los profesores del hecho de que el acoso en línea es esencialmente lo mismo que el acoso en persona.

De hecho, la investigación sugiere que muchos estudiantes que son acosados ​​en línea también son acosados ​​en persona. Si un estudiante informa sobre la intimidación en línea, es importante investigar más para obtener una imagen completa del problema.

Y es que, aunque cada caso de ciberacoso es totalmente único y diferente, lo que está claro es que todos ellos generan unas secuelas en la víctima. Entre las secuelas más habituales suelen estar problemas tan graves como el desarrollo de un trastorno de la alimentación o la depresión. Además, suele ser habitual que genere una baja autoestima y dificultades posteriores para relacionarse con sus semejantes, así como trastornos del sueño entre los que podemos destacar el insomnio. Por todo ello, si en algún momento has sido víctima de cualquier tipo de bullying, no lo dudes y ponte en contacto con un profesional para que las secuelas que deje sean las mínimas y poco a poco puedas ir recuperando tu vida con normalidad.

nv-author-image

Iratxe López

Soy Iratxe López, Doctora cum laude en Psicología por la Universidad de Deusto y Psicóloga Clínica. Además, cuento con la Habilitación Sanitaria, lo que me permite ejercer como Psicóloga Clínica. Por último, me gustaría destacar que tengo la gran suerte de ser la directora del Centro Iratxe López Psicología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.