Saltar al contenido

Psicología perinatal: Apoyo antes, durante y después del embarazo

Psicología perinatal

La psicología perinatal sigue siendo una rama de la psicología bastante desconocida. Muchas mujeres nos contactan planteándonos dudas sobre cómo la psicología perinatal puede ayudarles. Este artículo se adentra en el viaje completo de la psicología perinatal, explorando desde la íntima decisión de convertirse en madre, pasando por los desafíos de la infertilidad y los abortos espontáneos, hasta llegar a las complejidades emocionales del embarazo y postparto.

1. ¿Qué es la psicología perinatal?

La psicología perinatal aborda la salud mental y emocional asociada con el embarazo, el parto y el periodo postparto, incluyendo la preconcepción y los desafíos como la infertilidad y la pérdida gestacional, ofreciendo apoyo integral a las mujeres.

La psicología perinatal va más allá del período tradicionalmente considerado del embarazo y el postparto. Su alcance se extiende para incluir todo el proceso reproductivo, desde la etapa de preconcepción hasta el posparto, abarcando temas tan diversos como la planificación familiar, la infertilidad y la pérdida gestacional. Esta rama de la psicología se enfoca en entender y apoyar las experiencias emocionales y mentales de las mujeres y sus familias durante estos periodos críticos y a menudo desafiantes.

Al adoptar un enfoque integral, la psicología perinatal reconoce que la experiencia de la maternidad no comienza en el momento de la concepción ni termina con el nacimiento. Las emociones, pensamientos y decisiones que rodean el deseo de tener hijos, los intentos de concebir y las complicaciones que pueden surgir en este proceso son aspectos fundamentales de la salud mental perinatal. Esta comprensión integral es esencial para proporcionar un apoyo efectivo y empático.

La importancia de un enfoque integral en la psicología perinatal radica en su capacidad de reconocer y abordar la gama completa de emociones y desafíos que las mujeres pueden enfrentar en cada etapa. Desde la alegría y la expectativa hasta la incertidumbre y el duelo, este enfoque permite una comprensión más profunda de la maternidad como un viaje emocional y psicológico complejo y multifacético.

Finalmente, me gustaría hacer hincapié en que desde la psicología perinatal tratamos de hablar sobre la maternidad real, no de esa maternidad ideal y que no implica dificultades.

audios y meditaciones imagen que transmite relajacion

¿Estás atravesando alguna dificultad relacionada con la maternidad?

En nuestro Centro de Psicología ofrecemos terapia online para tratar todo lo que tiene que ver con la maternidad (o la ausencia de esta). Somos conscientes de que son temas a los que no se les da la importancia que merecen. Pero, nosotras estamos convencidas de su importancia y de los beneficios de trabajarlo en terapia. Pincha en el enlace para obtener más información.

2. La psicología perinatal antes del embarazo

En esta etapa crucial, la psicología perinatal ofrece apoyo a mujeres y parejas en el proceso de tomar decisiones significativas. Se abordan temas esenciales como el deseo y la preparación para la maternidad o paternidad, incluyendo las emociones y pensamientos que rodean la infertilidad y los abortos espontáneos. También se trabajan los desacuerdos dentro de la pareja respecto a ser padres, por ejemplo, si tu pareja no quiere tener hijos y tú si.

La preconcepción puede ser un período de intensas preguntas y emociones. La psicología perinatal proporciona un espacio seguro para explorar estos temas, ofreciendo apoyo emocional y estrategias para manejar la incertidumbre, el dolor, o la ambivalencia que pueden surgir. Por ejemplo, la decisión de ser madre puede estar llena de dudas y expectativas, mientras que enfrentarse a la infertilidad o a la pérdida gestacional trae consigo su propio conjunto de desafíos emocionales y psicológicos. Otros temas que suelen abordarse son el de maternidad real vs. maternidad idealizada.

Este campo ayuda a las mujeres y sus parejas a entender y procesar estos sentimientos complejos, facilitando un camino hacia la resolución o aceptación, sea cual sea el resultado. Abordar estos temas desde una perspectiva psicológica perinatal es fundamental para garantizar un bienestar emocional y mental óptimo antes de embarcarse en el viaje de la maternidad.

3. La psicología perinatal durante el embarazo

El embarazo, a menudo idealizado como un periodo de felicidad ininterrumpida, suele en realidad estar lleno de desafíos emocionales y psicológicos. Para muchas mujeres, esta etapa trae consigo una mezcla de emociones: desde la alegría y la anticipación hasta la ansiedad y el miedo. Las preocupaciones sobre la salud del bebé, el proceso del parto, y la capacidad para asumir el rol de madre son comunes, aunque no se hable mucho de ello. Déjame decirte que, si este es tu caso y te estás sintiendo como un bicho raro, no lo eres. Todas estas emociones son normales y estás en todo tu derecho a sentirte así. Además, los cambios hormonales característicos del embarazo pueden provocar una montaña rusa emocional, aumentando la vulnerabilidad a los cambios de humor y afectando al bienestar mental.

El embarazo también puede actuar como un catalizador, reavivando problemas psicológicos preexistentes o desencadenando nuevos desafíos emocionales. Esto incluye la gestión de estrés, ansiedad o incluso la aparición de depresión prenatal. En algunos casos, los problemas no resueltos relacionados con la propia infancia o experiencias pasadas pueden surgir durante este tiempo de cambio. De hecho, esto es algo muy frecuente. Lo ideal es llegar a la maternidad con todos estos problemas resueltos. Aunque, no siempre se puede.

La psicología perinatal juega un papel crucial en ayudar a las mujeres a transitar todos estos desafíos. Ofrece estrategias y apoyo para manejar las preocupaciones y los cambios emocionales, y promueve la salud mental de la futura madre. Este apoyo puede consistir en terapia individual, grupos de apoyo o técnicas de relajación y manejo del estrés, adaptándose a las necesidades únicas de cada mujer durante su embarazo. Al abordar estos desafíos, la psicología perinatal no solo ayuda a las mujeres a manejar sus preocupaciones, sino que también las prepara para los próximos desafíos de la maternidad.

4. La psicología perinatal durante el parto

El parto, un evento fundamental en el camino hacia la maternidad, es muy importante dentro de la psicología perinatal. Las experiencias de parto son tan variadas como las mujeres mismas, y su influencia en la salud mental puede ser muy importante. Un parto que se percibe como traumático, ya sea por complicaciones médicas, falta de apoyo o por no cumplir con las expectativas personales de la madre, puede dejar secuelas emocionales duraderas. En algunos casos, estas experiencias pueden desencadenar el trastorno de estrés postraumático (TEPT), con síntomas como flashbacks, ansiedad y dificultad para conectar con el recién nacido.

Por otro lado, incluso un parto que transcurre sin complicaciones significativas suele ser una fuente de emociones intensas y a veces contradictorias. Las madres pueden sentir una mezcla de alivio, alegría, incertidumbre y temor. Estas emociones son respuestas normales al significativo cambio de vida que representa el parto.

En este contexto, una psicóloga perinatal desempeña un papel vital. Trabaja mano a mano con la mujer para ayudar a la mujer a procesar y comprender sus experiencias de parto. Esto puede incluir hablar sobre el parto, validar sus sentimientos y trabajar a través de cualquier trauma o dificultad emocional que haya surgido. El objetivo es facilitar un proceso de sanación y adaptación, permitiendo a las nuevas madres moverse hacia adelante con una mayor sensación de fortaleza y resiliencia. Al abordar estos aspectos emocionales, la psicología perinatal contribuye a una transición más saludable y positiva hacia la maternidad.

5. La psicología perinatal durante el posparto

El periodo de posparto representa un capítulo crucial en la psicología perinatal, caracterizado por desafíos específicos y significativos. Entre estos, la depresión posparto es una de las preocupaciones más serias, afectando a una proporción considerable de mujeres. Los síntomas de esta condición pueden ser variados y abarcan desde una tristeza profunda, ansiedad y fatiga hasta dificultades para establecer un vínculo afectivo con el bebé. Es fundamental distinguir entre la «tristeza posparto», una experiencia común y generalmente breve caracterizada por cambios de humor y llanto, y la depresión posparto, que es más intensa y persistente y puede requerir intervención profesional.

Además, es importante reconocer que la depresión posparto no solo se limita a las madres. Aunque con menos frecuencia y visibilidad, los padres también pueden experimentar formas de depresión posparto. Esta realidad, a menudo menos reconocida y tratada, subraya la necesidad de una atención perinatal inclusiva y comprensiva para ambos progenitores.

Los profesionales de la psicología perinatal desempeñan un papel esencial en identificar, abordar y tratar la depresión posparto. Ofrecen apoyo terapéutico, estrategias de manejo del estrés y técnicas de vinculación para ayudar a las familias a superar este desafío, promoviendo una transición saludable y positiva a la vida con un nuevo bebé. Al abordar estos aspectos de la salud mental, se contribuye significativamente al bienestar de toda la familia.

6. ¿En qué ayuda la psicología perinatal?

Vamos a hacer ahora un listado de todos los aspectos en los que puede ayudarte la psicología perinatal. Lo haré en formato lista para que te resulte más sencillo ver las diferentes problemáticas en las que puede ayudarnos:

6.1. Preconcepción y fertilidad:

  • Navegación emocional y psicológica en el camino hacia la concepción.
  • Apoyo en casos de infertilidad y tratamientos de fertilidad.
  • Manejo del estrés y la ansiedad relacionados con la concepción.

6.2. Durante el embarazo:

  • Afrontar los cambios emocionales y físicos.
  • Gestión de la ansiedad sobre la salud del bebé y el parto.
  • Apoyo en casos de embarazos de alto riesgo o complicaciones.

6.3. Parto y experiencia del nacimiento:

  • Procesamiento de experiencias de parto, incluidos los partos traumáticos.
  • Manejo de miedos y expectativas sobre el parto.
  • Preparación emocional para el nacimiento.

6.4. Posparto y transición a la maternidad:

  • Abordaje de la depresión y la ansiedad posparto.
  • Estrategias para el manejo de la tristeza posparto y cambios de humor.
  • Apoyo en el desarrollo del vínculo afectivo madre-bebé.
  • Manejo de la fatiga y el agotamiento.
  • Navegación en los cambios de relaciones y dinámicas familiares.
  • Adaptación a los nuevos roles y responsabilidades.

6.5. Salud mental general de los progenitores:

  • Apoyo emocional y psicológico para ambos progenitores.
  • Estrategias de autocuidado y bienestar emocional.
  • Prevención y manejo de la depresión posparto en padres.

6.6. Pérdida gestacional y duelo:

  • Apoyo en el proceso de duelo tras un aborto espontáneo o pérdida gestacional.
  • Manejo de emociones complejas y a menudo contradictorias.
  • Reconstrucción de la esperanza y la resiliencia.
¿En qué ayuda la psicología perinatal

Tal y como hemos visto a lo largo de este artículo, la psicología perinatal es esencial en el manejo de la salud emocional y psicológica durante el embarazo, el parto y el posparto. Ofreciendo comprensión, apoyo y tratamiento especializado, contribuye significativamente a que las mujeres inicien su viaje hacia la maternidad con mayor fortaleza y bienestar mental. Es crucial reconocer que el cuidado de la salud mental en estos periodos de transformación beneficia no solo a los progenitores, sino que también es fundamental para el desarrollo emocional y físico saludable de sus hijos, estableciendo las bases para un futuro familiar próspero y equilibrado.

Si sientes que estás atravesando alguna de las dificultades que hemos visto en el artículo, puedes contactar con nosotras. ¡Un abrazo grande!

Iratxe López Fuentes

Iratxe López Fuentes

Soy Iratxe López, Doctora cum laude en Psicología por la Universidad de Deusto y Psicóloga Clínica. Además, cuento con la Habilitación Sanitaria, lo que me permite ejercer como Psicóloga Clínica y ver pacientes. He atendido pacientes con diferentes dificultades psicológicas y emocionales, como, problemas de autoestima, ansiedad, depresión, duelos, problemas de conducta, dificultades en las relaciones sociales... Por último, me gustaría destacar que tengo la gran suerte de ser la directora del Centro Iratxe López Psicología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.