Considerando la maternidad: No sé si quiero ser madre

Actualizado el 19/10/2121 por Dra. Iratxe López. Psicóloga Clínica

Decidir si tener hijos o no es una elección muy importante y personal. La situación, personalidad, vivencias… de cada persona es diferente, y solo tú puedes tomar una decisión tan importante. Últimamente, llegan a la consultan muchas mujeres con la misma duda: No sé si quiero ser madre. Por ello, he decidido escribir este post en el que hablaremos sobe esta importante decisión.

No estás sola en tus dudas.

Una decisión que cambia tu vida

Criar a un hijo puede ser alegre y gratificante, de hecho, muchas madres dicen que es la mejor decisión que han tomado. Pero, dar el paso de ser madre también es un compromiso de por vida que requiere mucho amor, energía y paciencia. Es normal tener muchos sentimientos diferentes acerca de si quieres asumir el desafío de ser madre o no.

¡Síguenos en instagram para estar al tanto de todo lo que publicamos!

En instagram hablamos sobre psicología: consejos, frases que nos hacen reflexionar, ejercicios, novedades de nuestro centro de psicología…

Si bien la crianza de los hijos es un trabajo duro, también puede ser divertido, emocionante y súper gratificante. El amor que una madre comparte con sus hijos puede ser realmente gratificante. Pero, las madres tienen que renunciar a mucho por sus hijos. Satisfacer las necesidades de un hijo es muy desafiante. Las personas que crían niños generalmente duermen menos y no tienen tanto tiempo para hacer las cosas que necesitan y quieren hacer. Tener un bebé, además, supone un gasto muy grande, y muchas personas pueden tener dificultades para mantener económicamente a sus hijos. También es importante tener en cuenta que tener hijos puede interferir con tus planes y objetivos profesionales.

Por otro lado, embarcarte en la maternidad junto a tu pareja puede acercaros entre vosotros. Pero, para muchas personas tener un hijo pone a prueba su relación, por mucho que sea una relación sana y estable. No hay forma de saber con certeza cómo afectará a tu vida y a la relación con tu pareja el tener un bebé.

Ambas decisiones implican pérdidas

Es normal llorar por lo que hemos perdido, ya sea convirtiéndonos en madres o no. Las madres deben sacrificarse, hacer cambios… En definitiva, pierden muchas cosas. Las mujeres que no se convierten en madres también pierden muchas cosas al elegir no ser madres. En realidad, como puedes ver, las dos decisiones implican pérdidas. Ambas opciones son mucho más similares de lo que podríamos pensar a simple vista.

Las madres, por ejemplo, sacrifican sus cuerpos, su tiempo, su sueño, su salud, su energía, su atención, etc. Convertirse en madre cambia tu vida para siempre. Incluso aunque te dediques al 50% de la maternidad, porque tu pareja se encarga del otro 50%, tienes que asumir muchas perdidas si decides ser madre.

Entonces, experimentas una pérdida de libertad, independencia y en muchos sentidos, te pierdes también un poco a ti misma. Es un cambio y una pérdida, y nuestra sociedad trata el tema como un tabú. Este dolor que sienten muchas madres por la pérdida es escondido con vergüenza (aunque, por supuesto no tendría que ser así, lo sanos ería poder hablarlo). Porque se supone que deberías estar encantada de ser madre. Deberías disfrutar cada segundo. Deberías aceptar este cambio. Y si no lo haces, corres el riesgo de ser juzgada como desagradecida, o incluso como una madre «mala».

autocuidado en la maternidad

Luego están las mujeres que optan por no tener hijos o no pueden ser madres porque no encuentran una pareja, no tienen ingresos suficientes o la biología no se lo permite. De cualquier manera, pueden experimentar dolor y arrepentimiento por lo que pudo haber sido. Aquí hay muchas historias diferentes, al igual que en la maternidad, y todas son profundamente personales.

Quizás una mujer experimentó abortos espontáneos o muerte fetal y no pudo tener un hijo sano. Quizás una mujer perdió a su pareja antes de formar una familia y no estaba emocionalmente lista para comenzar de nuevo con otra pareja. Puede que otra mujer no tuviera ganas de tener hijos y escuchó sus propios instintos que le decían que no quería ser madre.

Lo que pierden estas mujeres es la experiencia de la maternidad. La experiencia de criar a un niño. La experiencia de tener a esa persona que querrás más que a nadie.

Así como una madre llora sus pérdidas, también lo hace la no madre.

Al igual que la madre, la no madre se enfrenta al juicio y presión social.

La sociedad, en general, ha equiparado la feminidad con la maternidad. Sin maternidad, la sociedad pone en tela de juicio la feminidad. Se asume que todas las mujeres quieren ser madres, y si una mujer no cumple con este «deber», su vida está incompleta. Se supone que si una mujer no tiene hijos, no es por su propia elección.

Todas estas ideas están equivocadas. No todas las mujeres quieren ser madres. Algunas mujeres eligen no ser madres. Muchas mujeres viven vidas plenas, alegres y completas sin ser madres. La maternidad no es un requisito de la feminidad, o de una vida plena.

No sé si quiero ser madre: Algunas preguntas para reflexionar

La frase que escuchamos a priori es: No sé si quiero ser madre. Pero, si eliminamos la presión social, ¿qué nos queda? Una decisión personal, difícil de tomar.

Eres la única persona en el mundo que puede responder a esta pregunta. Antes de decidir es importante, que examines tus deseos, necesidades, prioridades… Incluso si tienes una pareja, te recomiendo que hagas primero esta reflexión de manera individual. Y que una vez que hayáis reflexionado cada uno por vuestra cuenta, tengáis un dialogo entre los dos.

Elijas lo que elijas, estará bien. Lo más importante es que tomas una decisión consciente.

Te recomiendo que dejes que estas preguntas resuenen dentro de ti, a veces, puede que necesites días para poder responderlas o puede haber respuestas muy diferentes para cada pregunta, incluso opuestas. O puede que tus respuestas sean diferentes dependiendo del día. Sea el caso que sea, te recomiendo, que te proveas de boli y papel y las escribas:

  • ¿Quiero ser madre?
  • ¿Qué significa para mí ser madre?
  • ¿Qué significa para mí no ser madre?
  • ¿Para qué quiero ser madre? ¿Para qué no quiero ser madre?
  • ¿Cómo me siento cuando pienso en ser madre?
  • ¿Cómo me siento cuando pienso en no ser madre?
  • ¿Cómo podrían la influencia y presión externa estar afectando a mis decisiones?
  • ¿Me siento juzgada por mis elecciones?
  • ¿Cómo puedo librarme del juicio y saber qué es lo que yo realmente quiero?
  • ¿Cómo podría mi propia infancia estar influyendo en esta decisión?
  • ¿Cómo cambiará mi vida si tengo un bebé? ¿En el próximo año? ¿Y en los siguientes cinco, diez años…?
  • ¿Qué creo que se necesita para ser una buena madre? ¿Emocional, física y financieramente?
  • ¿Hay algo en mi vida que necesite cambiar antes de sentirme lista para tener un bebé?
  • ¿Podré criar a mi hijo en un hogar amoroso y saludable?
  • ¿Qué tipo de apoyo recibiré de mi familia, amigos y de mi pareja/padre?
  • ¿Podré cuidarme a mi misma durante la maternidad?

Bucea en estas preguntas. Pueden ayudarte a procesar las emociones que inevitablemente surgirán en un tema tan importante como la maternidad.

Por último, me gustaría decirte que…

Las mujeres de 40 años pueden quedarse embarazadas y tener bebés saludables.

Las mujeres pueden criar hijos como madres solteras.

Las mujeres que eligen no tener hijos también viven una vida feliz y plena.

Tener dudas es sano e indica que te tomas la decisión con la seriedad que requiere.

Si ves que pasa el tiempo y sigues teniendo dudas, ver a un psicólogo te ayudará. Podréis cavar más profundamente en los sentimientos y emociones que te generan la maternidad, podréis explorar em cómo experiencias pasadas están pudiendo influir en tu decisión, si existen miedos en ti…

Si te ha ayudado leer este artículo en el que hemos hablado sobre no sé si quiero ser madre, me gustaría compartirte otros dos: 3 técnicas de relajación y Necesidades y motivaciones humanas: La pirámide de Maslow.

nv-author-image

Iratxe López

Soy Iratxe López, Doctora cum laude en Psicología por la Universidad de Deusto y Psicóloga Clínica. Además, cuento con la Habilitación Sanitaria, lo que me permite ejercer como Psicóloga Clínica. Por último, me gustaría destacar que tengo la gran suerte de ser la directora del Centro Iratxe López Psicología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.