Saltar al contenido

Maternidad real vs. Maternidad idealizada: Enfrentando la verdad

Maternidad real vs. maternidad idealizada

La maternidad real vs. idealizada representa dos caras de una misma moneda en nuestra sociedad. Este artículo se enfoca en desentrañar estas dos perspectivas, buscando ofrecer una visión más auténtica y menos idealizada de lo que significa ser madre. Lejos de las imágenes perfectas que a menudo se ven en los medios, la realidad de la maternidad incluye tanto momentos hermosos como desafíos inesperados. Con este artículo, queremos apoyar a futuras madres y madres primerizas, ayudándolas a entender y afrontar las complejidades y alegrías de la maternidad real.

1. La maternidad idealizada: Un mundo de expectativas

En nuestra cultura, influenciada por las redes sociales y la publicidad, se ha creado una imagen de la maternidad que, a menudo, es más un ideal que una realidad. Fotos de madres radiantes con bebés sonrientes, hogares pulcros y una aparente facilidad para equilibrar la vida personal y familiar pintan un cuadro que muchas mujeres encuentran difícil de replicar. Esta versión idealizada pasa por alto los desafíos diarios, como las noches sin dormir, las inseguridades y la constante adaptación a los cambios que implica ser madre. Incluso, en esta maternidad idealizada se nos olvida el duelo por no poder ser madre.

¡Cuidado! No estoy diciendo que tengamos que criticar estas imágenes perfectas. No se trata de eso. Se trata de reconocer que esta visión de la maternidad representa solo unos instantes donde todo parece estar perfecto, y que es probable que estos momentos no reflejen la cotidianidad.

La psicóloga y autora Emma Johnson comentó: «La perfección es una mitología. Nadie tiene una vida perfecta, una familia perfecta, un hogar perfecto.» Esta cita resalta la desconexión entre la maternidad idealizada y la realidad de las madres en todo el mundo.

¿Alguna vez te has sentido presionada por estas imágenes de perfección? ¿Has sentido que debes cumplir con un estándar que parece ajeno a tu propia experiencia de maternidad? No estás sola. Muchas mujeres se enfrentan a esta discrepancia, sintiendo que no alcanzan un ideal inexistente.

2. La realidad de ser madre: Un viaje único y desafiante

La maternidad real se aleja de la perfección y se adentra en un territorio lleno de amor, desafíos y autenticidad. Esta realidad se traduce en momentos como encontrarse con el pelo manchado de puré de zanahoria, lidiar con un llanto inesperado en medio de una reunión importante o simplemente disfrutar de unos minutos de calma mientras el bebé duerme. Todo esto también es ser madre.

Se trata de cambiar pañales en las situaciones más inoportunas, de aprender a funcionar (sorprendentemente bien) con menos sueño del que nunca imaginaste posible y de encontrar una fuerza interna que no sabías que tenías. La maternidad real involucra aceptar que la casa no siempre estará ordenada, que los planes pueden cambiar en el último minuto y que está bien no tener todas las respuestas.

En esta realidad, cada pequeña victoria merece ser celebrada. Ya sea que logres duchar a tu bebé sin incidentes, que encuentres un momento para tomar un café caliente mientras él duerme o que simplemente sobrevivas a un día agotador. Cada madre vive su propia versión de la maternidad, llena de retos, aprendizajes y momentos invaluables.

maternidad real vs. maternidad idealizada infografía

3. Consecuencias psicológicas de la brecha entre maternidad real vs. maternidad idealizada

La discrepancia entre la maternidad idealizada y la maternidad real puede tener un impacto profundo y duradero en la salud mental de las madres. Esta brecha, a menudo ampliada por las imágenes perfectas de maternidad en los medios y redes sociales, puede llevar a las madres a cuestionar sus habilidades y valor. Cuando las expectativas no coinciden con la realidad cotidiana de criar a un hijo, pueden surgir sentimientos de insuficiencia, culpa y frustración. Esta constante comparación con un ideal inalcanzable puede ser un caldo de cultivo para la ansiedad y, en casos más graves, contribuir al desarrollo de depresión.

Estos estados emocionales no solo afectan a las madres, sino que también pueden influir en el bienestar del bebé. Los niños, incluso desde una edad muy temprana, son sensibles a las emociones de sus cuidadores. Una madre que sufre estrés o ansiedad puede, sin querer, transmitir cierta inquietud a su hijo. Además, la salud emocional de la madre juega un papel crucial en el desarrollo de un vínculo seguro y saludable entre ella y su bebé.

Es crucial entender que sentirse abrumada o confusa no refleja una incapacidad para ser una buena madre. Más bien, son emociones normales que surgen en respuesta a uno de los cambios más significativos en la vida de una mujer. La aceptación de que la maternidad no tiene que ser perfecta para ser maravillosa es un paso importante hacia el bienestar emocional. Comprender y aceptar que cada madre tiene su propio camino, con sus altos y bajos y entender las diferencias entre la maternidad real vs. maternidad idealizada puede aliviar en gran medida la presión de cumplir con un ideal irreal.

Reconocer estos sentimientos y buscar apoyo cuando sea necesario no solo es beneficioso para las madres, sino también para sus hijos. Crear un entorno de amor y aceptación, incluso en medio de la imperfección, es fundamental para el bienestar emocional y el desarrollo de los niños. Al final, la maternidad se trata de amor, aprendizaje y crecimiento conjunto, más allá de la búsqueda de un ideal inalcanzable.

4. Estrategias para navegar la maternidad real

Afrontar la maternidad real requiere tanto coraje como compasión, especialmente en un mundo donde las expectativas a menudo no coinciden con la realidad. Aquí hay algunas estrategias clave que pueden ayudar a las madres a navegar este hermoso, aunque a veces desafiante, camino:

4.1. Habla de tus experiencias

Compartir tus vivencias con otras madres puede ser una experiencia profundamente liberadora y consoladora. No solo te ofrece una válvula de escape emocional, sino que también te ayuda a darte cuenta de que no estás sola en tus luchas y triunfos. Ya sea en grupos de apoyo, en reuniones informales o en internet, encontrar un espacio para expresarte puede ser increíblemente terapéutico.

4.2. Establece expectativas realistas

Aceptar que habrá días buenos y malos es fundamental en la maternidad. Entender que no todo será perfecto y que los desafíos son parte normal de esta experiencia puede ayudarte a mantener una perspectiva más saludable y equilibrada. Reconocer y aceptar tus límites es un acto de fuerza, no de debilidad.

4.3. Busca apoyo cuando lo necesites

Recuerda que no tienes que afrontar los desafíos de la maternidad sola. Apoyarte en tu pareja, familia, amigos o profesionales no solo te brinda el descanso y la perspectiva que necesitas, sino que también fortalece tu red de apoyo. Pedir ayuda es un signo de valentía y autoconciencia. ¿Sabes lo que es la psicología perinatal? Es una rama de la psicología que se encarga precisamente de tratar todos estos temas relacionados con la maternidad.

Llegados a este punto quiero hablar del papel tan importante que juegan los padres. Desde mi punto de vista, especialmente en los primeros meses de vida del bebé, la madre tiene que estar casi en exclusiva para cuidar al bebé y el papel del padre es el de cuidar a la madre. Por lo tanto, el bienestar de la madre dependerá en gran medida del apoyo que reciba de su pareja. Muchas mujeres piensan que lo están haciendo mal, que no saben ser madres… cuando, en realidad, lo que está pasando es que están solas en la maternidad. Mira a ver si esta idea resuena contigo.

4.4. Practicar el autocuidado en la maternidad

En este apartado no voy a hablarte de que te des baños relajantes o de que te vayas al spa. Para mí es no es autocuidado en la maternidad. Para mí el autocuidado no es dedicarte tiempo a ti misma. Si te diese esos consejos, estaría alimentando esa maternidad ideal en la que la madre puede ponerse unas velas y darse un baño. Teniendo un bebé pequeño es poco realista pensar en esto. Claro que puedes tener algún momento para ti misma, pero, yo huiría de estas ideas de autocuidado tan perfectas y bonitas.

Para mí el autocuidado es elegir todo el tiempo tu bienestar y el del bebé. Por ejemplo, si no quieres recibir visitas decirlo, sino quieres que alguien coja a tu bebé decirlo, sino quieres sonreír porque estás dolorida y cansada, no sonreír… ¿Entiendes la idea? Lo primero sería un autocuidado de redes sociales, para que se vea bonito. La propuesta que yo te hago es un autocuidado que no necesariamente se tiene que ver bonito, pero, que se siente bonito.

4.5. Celebra los pequeños logros

Reconocer y disfrutar de las pequeñas victorias en tu día a día puede ser muy gratificante. Ya sea que tu bebé haya dormido toda la noche, que hayas conseguido preparar una comida saludable, o simplemente que hayas logrado darte una ducha sin interrupciones, cada pequeño logro merece ser celebrado. Siempre digo lo mismo, cuando lo hacemos mal, solemos repetirnos muchas veces que lo hemos hecho mal. Pero ¿qué pasa cuando lo hacemos bien? En estas situaciones se nos suele olvidar repetirnos lo bien que lo hemos hecho.

5. Conclusiones maternidad real vs. maternidad idealizada

En conclusión, mientras que la maternidad idealizada puede parecer un objetivo deseable, la realidad es mucho más rica, compleja y gratificante. La verdadera belleza de ser madre radica en la autenticidad de la experiencia, con todas sus imperfecciones y momentos de alegría. Es fundamental recordar que no existe una única manera «correcta» de ser madre, y que cada experiencia es válida y valiosa.

Para las madres que se sienten abrumadas por las expectativas idealizadas, es crucial recordar que no están solas. Pedir ayuda, compartir experiencias y establecer una red de apoyo puede ayudar mucho. Lo más importante es el amor y el cuidado que cada madre brinda a sus hijos, más allá de cualquier ideal de perfección. Tu bebé no necesita que la casa esté impoluta o que le hagas fotos hermosas, lo que necesita es que su madre esté presente, le de seguridad y esté disponible emocionalmente (además, de tener cubiertas sus necesidades básicas, por supuesto).

Como madres, es esencial cuidar de nuestra salud mental y emocional, no solo por nuestro propio bienestar, sino también por el de nuestros hijos.

audios y meditaciones imagen que transmite relajacion

¿Estás teniendo dificultades para vivir la maternidad de una sana?

Iratxe López Fuentes

Iratxe López Fuentes

Soy Iratxe López, Doctora cum laude en Psicología por la Universidad de Deusto y Psicóloga Clínica. Además, cuento con la Habilitación Sanitaria, lo que me permite ejercer como Psicóloga Clínica y ver pacientes. He atendido pacientes con diferentes dificultades psicológicas y emocionales, como, problemas de autoestima, ansiedad, depresión, duelos, problemas de conducta, dificultades en las relaciones sociales... Por último, me gustaría destacar que tengo la gran suerte de ser la directora del Centro Iratxe López Psicología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.