Cómo usar el hygge para combatir el estrés y la ansiedad

Cómo usar el hygge para combatir el estrés y la ansiedad

El estrés está presente en nuestras vidas como una constante, y aunque un poco de estrés puede ayudarnos a hacer algo nuevo o difícil, una gran cantidad es perjudicial, tanto para nuestra salud física, como psicológica. Por suerte, podemos usar el hygge para combatir el estrés y la ansiedad.

¿Qué es el hygge?

Podemos definir el hygge como:

Un sentimiento o un estado de ánimo que se obtiene con el genuino placer de hacer que los momentos cotidianos sean más significativos, bellos o especiales. Hygge (o ser “hyggelit“) simplemente requiere estar presente y reconocer un momento que sentimos como acogedor, encantador, especial o agradable. Este concepto, frecuentemente, suele traducirse en una imagen que contiene velas parpadeantes, suaves mantas, tazas de te y calcetines de lana. 

Pero, ¿qué es exactamente un momento “hyggelig“? Principalmente, es un momento de confort e intimidad, que te recuerda que la vida es buena. La gama de actividades que nos acercan al hygge incluyen desde acurrucarse con un libro, tomar una taza de té con un amigo, o incluso simplemente ponerse un par de zapatillas calentitas y cómodas. No es tanto la actividad específica lo que importa, sino más bien la sensación que crea esa actividad en cuestión.

Este término, que por cierto, es danés, ha cobrado fuerza recientemente en muchas partes del mundo, ya que, muchas personas creen que el hygge explica por que Dinamarca está considerado como el país más feliz del mundo.

Si tú, al igual que la mayoría de las personas, estás manejando una gran cantidad de demandas en el trabajo, las responsabilidades que conlleva tener hijos, los plazos de entrega en el trabajo, las dificultades financieras o todo lo anterior junto, puede que te interese leer sobre el hygge.

Sin embargo, probablemente te estés preguntando, ¿qué tiene que ver este asunto del hygge con la gestión del estrés?

¿Cómo nos puede ayudar el hygge para combatir el estrés y la ansiedad?

Cuando sentimos estrés en nuestro cuerpo y nos ahogamos en problemas durante mucho tiempo, nuestro cuerpo produce cortisol. El cortisol es una respuesta natural que da nuestro organismo y que es necesaria. Esta respuesta es parte del mecanismo de lucha o huida que nos mantiene alerta. Sin embargo, cuando no usamos ese cortisol para pasar a la acción, simplemente se queda en nuestro cuerpo, causando una serie de problemas.

Obviamente, no es tan simple como decir: ‘Ya no voy a estar estresado’ y luego seguir adelante con nuestras vidas. Hay maneras de desacelerar y permitirse un poco de descanso, y el hygge ayuda a recuperar el control de nuestra vida y a combatir el estrés.

Consejos para saber cómo utilizar el hygge para combatir el estrés

Algunos consejos prácticos sobre la mejor manera de utilizar el hygge para combatir el estrés.

1. Haz ejercicio físico

Puede parecer que el hygge consiste en quedarse en casa rodeado de mantas y tazas de te, sin embargo, los daneses también encuentran el hygge al aire libre. Abrígate con tejidos cómodos, ponte unos zapatos cómodos y sal a la calle. La actividad física podría consistir simplemente en caminar las últimas dos paradas de autobús, tren o metro para ir al trabajo. Treinta minutos de movimiento al día son suficientes. Haz que tu cuerpo libere el estrés de manera natural al usarlo.

2. Acuéstate una hora antes por la noche

Transformar tu habitación en un santuario higgelig, lleno de mantas suaves, cojines mullidos y velas perfumadas, está muy bien, pero eso solo servirá si lo aprovechas al máximo utilizando el dormitorio para dormir. El sueño es un sanador maravilloso, y debes asegurarte de que tengas la dosis adecuada de sueño para ti. También es aconsejable meditar durante 15 minutos cada día, preferentemente cuando te levantas. Si no tienes tiempo para meditar diariamente durante 15 minutos, puedes meditar durante una hora cada semana. Por supuesto, que si no te gusta meditar en casa, puedes hacer algo de yoga o alguna actividad similar.

3. Toma descansos regulares en el trabajo

Haz un esfuerzo consciente para dejar de trabajar por un momento, incluso si es solo para tomar una taza de té en tu taza especial. Esto es crucial para un lugar de trabajo higgelig. Guarda tus bolsitas de té favoritas en tu cajón, y asegúrete de usarlas. Cerciórate también de utilizar tu hora de almuerzo completa (no solo 20 minutos para comer y volver rápidamente al trabajo) también puedes hacer algunos recados, salir a caminar, o simplemente leer.

4. Salir del trabajo a tu hora

Asegúrate de salir de tu trabajo a tu hora. Si por ejemplo, tu jornada laboral termina a las 18.00, pero acabas saliendo a las 19.00 de la tarde, puedes empezar saliendo del trabajo a las 18.30 durante un tiempo. Luego, podrás aumentar el tiempo y salir una hora antes, es decir, a las 18.00 que es la hora que te corresponde. Sé estricto contigo mismo en esto. Además, serás más efectivo si sabes que tienes un tiempo establecido para salir.

5. Apaga los dispositivos electrónicos 

Permítete desconectarte del mundo, aunque solo sea por unas pocas horas al día. Cómprate un reloj despertador que no sea tu teléfono, y deja tu teléfono en una habitación diferente a la que usas para dormir.

6. Adapta la iluminación

Los fluorescentes duros no son lo que necesitas cuando te sientes estresado; invierta en lámparas con luz cálida y anaranjada y colócalos en diferentes puntos de la casa. Este tipo de iluminación nos ayuda a calmarnos y a relajarnos en nuestro santuario.

7. Permítete una indulgencia diaria

Abraza la tradición sueca del fika diario. Es la pausa para tomar el café: un descanso para sentarse y disfrutar de una bebida caliente.

8. Escuchar música

La música es clave para un buen ambiente higgelig. Intenta elegir canciones que te transmitan calidez e intimidad. Algunas sugerencias son: If I go, I’m going de Gregory Alan Isakov o Rain Clouds de The Arcadian Wild. También existen playlist que puedes escuchar como Hygge que puedes encontrar en Spotify.

9. Estar con otras personas

Sé más social, rodéate de amor y asegúrate de tener el tiempo suficiente para estar con otras personas. Con el fin de crear de manera conscientemente períodos de tiempo donde podáis encontrar hygge, primero debéis eliminar las restricciones de tiempo y los dispositivos electrónicos molestos, principalmente los móviles.

Y tu, ¿cómo vas a empezar a usar el hygge para combatir el estrés y la ansiedad de tu vida?

Si quieres leer más sobre el estrés, puedes leer este artículo en el que hablo sobre las causas y síntomas del estrés para aprender a manejarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.