Saltar al contenido

¿Cómo afrontar las crisis de la vida?

Actualizado el 26/07/2222 por Dra. Iratxe López. Psicóloga Clínica

A veces pasan muchas cosas al mismo tiempo y puede ser abrumador. O puede que solo pase una sola cosa, pero que nos sobrepase. Bien sea que nos despidan del trabajo, terminemos una relación de amistad o nos divorciemos. Ese tipo de situaciones puede generar estrés, miedo, ansiedad y una sensación de no saber afrontar las crisis de la vida, mientras que uno se ocupa de las tareas de cada día, lo cual es muy común, pero agota física y mentalmente.

La realidad es que a cada persona le afectan las crisis de forma distinta y no existe una manera correcta de lidiar con situaciones estresantes, pero se pueden hacer varias cosas para manejar las emociones relacionadas con dichos momentos.

afrontar las crisis de la vida

1. Entiende que las crisis forman parte de la vida

Cuando nos enfrentamos a una crisis, solemos experimentar una amplia gama de emociones que nos cuesta gestionar. Quiero decirte que esto es normal. Lo primero que solemos hacer ante una crisis es entrar en pánico. Si estás en ese momento calma, suele pasarnos a casi todas las personas.

Una vez que hayan pasado estos momentos iniciales tan angustiosos, posiblemente, empezaras a ser más capaz de afrontar la situación.

He querido empezar destacando este primer punto porque las personas tendemos a culparnos y menospreciarnos cuando creemos que no estamos haciéndolo bien. Entiende tu dificultad y en lugar, de culpabilizarte, se comprensivo y compasivo contigo mismo.

2. Seguir una rutina o crear nuevas rutinas

Cuando estamos afrontando algún tipo de crisis en nuestra vida, mantener una rutina puede ser una forma útil de proteger nuestra salud mental. En una crisis solemos sentir que todo a nuestro alrededor está fuera de nuestro control, por ello, una rutina puede darnos la sensación de control y nos ayuda a centrarnos.

Por otro lado, si te das cuenta de que tus antiguas rutinas no te están ayudando, puedes hacer algunos cambios. Por ejemplo, si estás acostumbrado a comer con los compañeros de trabajo después de terminar el turno, es buena idea ir a casa a cenar o almorzar con la familia. También es posible ir a un lugar agradable y organizar planes con otras personas, en caso de que la rutina se comer en casa.

Cambiar nuestras rutinas, aunque parezca que no, puede ayudarnos a salir del bucle. Si necesitas ayuda y vives en Chile, puedes contactar a un profesional que esté cerca de ti, en colaboración con 2×3.

3. Enfócate en lo que es importante

Enfócate en lo importante y deja lo demás para más adelante. Esta es una de las frases que más suelo utilizar en situaciones de crisis. Me gusta aplicármela a mi misma y también decírsela a los demás. Al lidiar con una crisis, necesitamos utilizar nuestros recursos de la mejor manera posible. Ante una crisis, sobrevivir a un día más puede ser todo un logro. Por eso, elimina de tus responsabilidades todo lo que no sea prioritario en ese momento.

¡Síguenos en instagram para estar al tanto de todo lo que publicamos!

En instagram hablamos sobre psicología: consejos, frases que nos hacen reflexionar, ejercicios, novedades de nuestro centro de psicología…

4. Contar con apoyo social

Lidiar con una crisis puede hacer que una persona se quede sola, lo que acentúa la sensación de soledad, depresión o ansiedad. Si bien es posible hacer varias cosas para mantener a raya estas emociones, no hay porqué enfrentarlas solo.

Es muy importante contar con personas que puedan estar ahí cuando necesitamos hablar. Por esta razón, hay que encontrar personas que nos hagan sentirnos bien y ofrezcan palabras de aliento, ya sean familiares, amigos o un terapeuta. En este sentido, se deben evitar relaciones con personas que emitan juicios hacia nosotros o que no nos permitan expresar nuestras emociones.

Mucha gente suele comparar los esfuerzos que hacen para superar sus problemas con lo que hayan logrado los demás. En realidad, no hay que sentir culpa por sentirse mal o con dificultades a la hora de afrontar una crisis de la vida.

Como se mencionaba anteriormente, es importante encontrar a alguien que pueda ayudarnos a trabajar emociones que no sean cómodas y ofrecer apoyo.

5. Procesar tus emociones

Experimentar emociones negativas es algo que nos resulta desagradable a todas las personas. Sin embargo, es necesario para tener una buena salud mental. Con procesar las emociones me refiero a experimentarlas, ya sea dolor, tristeza, enfado…

Puedes escribir un diario, hablar con un buen amigo o acudir a terapia. Elige la manera que más te convenza, pero hazlo.

Aquellas emociones que no procesamos y gestionamos adecuadamente, no desaparecen sin más. Sino que se desvían de alguna manera y las expresamos de oras formas menos sanas. Por ejemplo, si estoy triste y no expreso la tristeza, quizás coma más o me aísle del resto de personas.

Cuando estamos atravesando una crisis, podemos sentirnos tentados a ignorar nuestros sentimientos por temor a «revolcarnos» demasiado y quedarnos «atascados», pero procesar estas emociones nos permite superarlos y dejarlos ir.

Newsletter Iratxe López Psicología

¡Suscríbete a nuestra newsletter: Psicología en Estado Puro!

6. Practicar el autocuidado

Cuando estamos en crisis solemos tender a descuidar nuestra salud, tanto mental, como física. Tenemos todas las energías puestas en superar la crisis y desatendemos aspectos vitales para nuestro bienestar. Por lo tanto, evita comer demasiado (o si te ocurre lo contrario, evita saltarte comidas), dormir más de la cuenta o mantener ciertas conductas dañinas (como fumar más o trabajar en exceso). Por ejemplo: una persona que esté acostumbrada a enfrentar sus emociones con alcohol u otras sustancias, puede que repita ese comportamiento.

Si uno siente la tentación de recurrir a formas poco saludables para afrontar situaciones desagradables, lo ideal es hablar con un profesional de la salud mental, con el fin de que pueda ayudar a superar emociones incómodas e identificar alternativas saludables.

Hay que asegurarse de que los hábitos sanos sean una prioridad, como hacer ejercicio de vez en cuando, dormir una cantidad de horas adecuada y comer de forma equilibrada. Aunque parezcan tonterías, pueden hacer una gran diferencia a la hora de afrontar las crisis de la vida.

7. Acudir a terapia psicológica

Si estás experimentando dificultades en tu día a día (ya sea en el trabajo, a nivel familiar, social…) puede que necesites acudir a terapia. Lo ideal es no esperar a estar desbordado para acudir a terapia. Lo mejor sería llamar y pedir una cita antes de que llegue ese momento.

Suele costarnos, y mucho, reconocer que necesitamos ayuda. Por eso quiero decirte que todas, absolutamente todas las personas necesitamos ayuda en algún momento de nuestras vidas. En este post te dejo algunas claves para buscar un psicólogo adecuado para ti.

cómo afrontar las crisis de la vida
Infografía cómo afrontar las crisis de la vida
nv-author-image

Iratxe López Fuentes

Soy Iratxe López, Doctora cum laude en Psicología por la Universidad de Deusto y Psicóloga Clínica. Además, cuento con la Habilitación Sanitaria, lo que me permite ejercer como Psicóloga Clínica. Por último, me gustaría destacar que tengo la gran suerte de ser la directora del Centro Iratxe López Psicología.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.