Las redes sociales y los adolescentes: Riesgos y beneficios

Las redes sociales y los adolescentes: Riesgos y beneficios

Las redes sociales han cambiado drásticamente la forma en la que nos comunicamos, socializamos y hacemos y mantenemos amistades. Si bien vivir en un mundo digital incluye ciertos beneficios, también tenemos que tener en cuenta que existen riesgos, especialmente en los adolescentes, ya que, son el colectivo que más usan las redes sociales. Por ello, en este artículo hablo sobre las redes sociales y los adolescentes.

Por un lado, los adolescentes de hoy en día trabajan menos el desarrollo de habilidades sociales importantes al pasar la mayor parte de su tiempo libre interactuando a través de una pantalla. También puede ocurrir que acaben realizando comparaciones poco realistas, sufran ciberbullying y/o se sientan excluidos.

Por otro lado, los adolescentes pueden usar las redes sociales para crear o encontrar una comunidad.

Al comparar los pros y contras de las redes sociales, la conclusión sigue siendo que las redes sociales son perjudiciales para la salud mental de los adolescentes. 

Estos resultados debemos agarrarlos con pinzas, puesto que, debido a que las redes sociales son un fenómeno relativamente nuevo, el cuerpo de investigación del que dispondremos es escaso por el momento. Algunos estudios muestran que las conexiones online con grupos pequeños de personas pueden ser beneficiosas para los adolescentes, mientras que otras investigaciones apuntan a un aumento de los síntomas de ansiedad, depresión y trastornos alimentarios.

Otra razón por la que debemos de ser precavidos a la hora de analizar los resultados de los estudios es que las redes sociales cambian y evolucionan constantemente. Además, no se han llevado a cabo estudios a largo plazo, es decir, que evalúen a los participantes 15 años después, por ejemplo. Por lo tanto, tenemos que sacar conclusiones basadas en la investigación actual, aunque la misma carezca de ciertas limitaciones.

Una cara de las redes sociales: Pequeños estudios, resultados preocupantes

Un informe de la Real Sociedad para la Salud Pública en el Reino Unido sobre las redes sociales y los adolescentes entrevistó a 1.500 jóvenes, de entre 14 y 24 años, para determinar cuáles eran los efectos del uso de las redes sociales en temas tales como la ansiedad, depresión, autoestima e imagen corporal. Sus hallazgos muestran que YouTube tuvo el impacto más positivo, mientras que Instagram, Facebook, Twitter y SnapChat tuvieron efectos negativos en la salud mental de los jóvenes.

Además, diversos estudios han encontrado relación entre el tiempo dedicado a las redes sociales y la retroalimentación negativa de la imagen corporal. Es decir, que aquellos adolescentes que habían pasado más tiempo en las redes sociales tenían más riesgo de informar problemas de alimentación e imagen corporal, en comparación con sus iguales que pasaban menos tiempo en las redes sociales. Es importante recalcar, que en este estudio no se habla de causalidad, es decir, que no podemos afirmar que el tiempo dedicado a las redes sociales causa problemas de imagen corporal. Con los resultados de estos estudios, podemos únicamente, indicar que la imagen corporal negativa está relacionada con el uso de las redes sociales.

En cualquier caso, los estudios muestran cada vez más vínculos entre el uso excesivo de las redes sociales y una variedad de problemas de salud, como la ansiedad y problemas de imagen corporal. Puedes obtener más información sobre la imagen corporal de las adolescentes leyendo este post del Blog: Cómo ayudar a tu hija a tener una imagen corporal saludable.

Los resultados de otro estudio mostraron que cuanto más tiempo pasaban los adolescentes en las redes sociales, más probabilidades tenían de tener problemas para dormir e informaban de síntomas de depresión.

Además, algunos adolescentes sienten que no pueden vivir sin sus perfiles de redes sociales y pueden sentirse ansiosos si no pueden actualizar su estado o averiguar qué están haciendo sus amigos. También pueden comenzar a juzgar su autoestima por cuántos seguidores tienen en Snapchat.

Uno de los mayores desafíos para los adolescentes es la necesidad de sentirse aceptados, y las redes sociales pueden ejercer una presión adicional sobre los adolescentes si se usan de forma no saludable.

Si bien los resultados de estos estudios pueden hacer que tengas unas ganas irrefrenables de eliminar todas las redes sociales de tu hijo y prohibirle a cualquier comunicación digital, evitar las redes sociales no es la respuesta. Debemos enseñar a los adolescente s a hacer un uso responsable de las redes sociales. Puedes obtener algunos consejos y pautas en el artículo: ¿Sabes cómo proteger a tu hijo/a del ciberbullying?

La otra cara de las redes sociales: Los beneficios de las redes sociales

Por supuesto, también hay algunos aspectos positivos en las redes sociales, y muchos adolescentes las usan de forma positiva. Como decíamos antes, los adolescentes necesitan estar integrados en la sociedad y las redes sociales facilitan esta socialización. Por ejemplo, los adolescentes que tienen déficit en las habilidades sociales, ansiedad social o que no tienen fácil acceso a la socialización cara a cara con otros adolescentes, se pueden beneficiar al conectarse con otros adolescentes a través de las redes sociales. 

Por otro lado, los adolescentes en grupos excluidos que padecen problemas de salud mental, pueden encontrar apoyo y amistad a través del uso de las redes sociales. Cuando los adolescentes se conectan con pequeños grupos de adolescentes que los apoyan a través de las redes sociales, esas relaciones online pueden ser la diferencia entre vivir en aislamiento y encontrar cierto apoyo.

Además, las redes sociales conectan a las comunidades en momentos cruciales y permiten a las personas mantenerse informadas sobre las noticias, tanto mundiales, como locales.

Algunos estudios han encontrado que cuando una persona recibe una notificación en las redes sociales, los niveles de dopamina en el cerebro aumentan. La dopamina es la sustancia que se asocia con la afirmación y el placer, como por ejemplo, cuando ganas un premio.

Los adolescentes también usan las redes sociales cuando hacen tareas escolar, lo que les permite discutir las tareas.

En cualquier caso… la balanza se inclina hacia el lado negativo

Si leemos una gran cantidad de artículos sobre las redes sociales y los adolescentes, veremos que las desventajas ocupan un mayor espacio, frente a las ventajas del uso de las redes sociales.  Si bien los adolescentes pueden usar las redes sociales para conectarse y crear amistades con otras personas, lo cierto es que los adolescentes usan, en mayor medida, las redes sociales con consecuencias negativas, como el acoso cibernético, los troles (es una palabra que se utiliza para referirse a aquellas personas que publican mensajes con el objetivo de molestar o provocar una respuesta emocional negativa), las comparaciones tóxicas, la falta de sueño y las interacciones cara a cara menos frecuentes, por nombrar algunas consecuencias negativas.

Las redes sociales son especialmente dañinas cuando los adolescentes:

  • Se enfocan en los “me gusta”. La necesidad de ganar “me gusta” en las redes sociales puede hacer que los adolescentes tomen decisiones que de otro modo no tomarían, como cambiar su apariencia, participar en conductas negativas y aceptar desafíos arriesgados.
  • Practican ciberbullying. Es un fenómeno que está a la orden del día y no solo es importante que protejamos a nuestros hijos de sufrirlo, también de ejercerlo. 
  • Hacen comparaciones. Aunque muchos adolescentes saben que sus instagramers, youtubers, etc. favoritos solo comparten sus mejores experiencias y poses en las redes sociales, es muy difícil para los adolescentes evitar hacer comparaciones. Absolutamente todo, desde la apariencia física hasta las circunstancias de la vida y los éxitos y fracasos percibidos, se analizan bajo un microscopio en las redes sociales.
  • Tienen demasiados amigos falsos. Incluso con la configuración de privacidad establecida, los adolescentes pueden juntar a miles de amigos a través de amigos de amigos en las redes sociales. Cuantas más personas en la lista de amigos, más personas tienen acceso a fotos de capturas de pantalla, instantáneas y actualizaciones, y más probabilidades también de que las usen para fines negativos. No hay privacidad en las redes sociales.
  • Menos tiempo compartido en las interacciones cara a cara. Las habilidades sociales tienen que practicarse a diario. Es difícil construir empatía y compasión, entre otras habilidades, cuando los adolescentes pasan más tiempo interactuando en línea de lo que lo hacen en persona. 

La clave para ayudar a los adolescentes a aprender que debe existir un equilibrio entre las redes sociales y las amistades de la vida real es mantener un dialogo abierto con tu hijo y actuar como un modelo. Que los adultos desconectemos del teléfono móvil y las redes sociales durante el fin de semana al menos, está enseñando a los adolescentes que hay todo un mundo que no requiere de una pantalla en la mano.

Finalmente, si quieres obtener algunos consejos para ayudar a tu hijo adolescente a navegar en las redes sociales de forma segura, puedes leer este artículo en el que hablo sobre ciberbullying.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.