¿Sabes cómo proteger a tu hijo/a del ciberbullying?

¿Sabes cómo proteger a tu hijo/a del ciberbullying?

El ciberbullying está a la orden del día, por eso mismo, es necesario que sepas cómo proteger a tu hijo/a del ciberbullying. Según datos del informe Net Children Go Mobile de 2014, el 12% de niños y niñas de edades comprendidas entre 9 y 16 años fue víctima de ciberbullying. Además, según ha podido medir el estudio del grupo de Investigación EU Kids Online de la Universidad del País Vasco el ciberbullying, es más probable entre las chicas (35%), que entre los chicos (29%). A estas alarmantes estadísticas hay que añadir que los niños/as están expuestos a la tecnología a edades cada vez más tempranas, y pasan más y más tiempo conectados a Internet gracias a los teléfonos inteligentes, las tabletas y los ordenadores portátiles.

¿Sabes cómo proteger a tu hijo/a del ciberbullying?

El ciberbullying no es cosa de niños/as, no es un juego y no debe tolerarse por el simple hecho de que siempre haya ocurrido. No estamos ante un tema de poca importancia, sino ante una vulneración grave de los derechos de los niños/as que requiere respuestas de prevención, protección e intervención de las instituciones públicas. Es otra forma más de violencia, y como tal, es inaceptable.

Entonces quizás te estés preguntando, ¿qué puedo hacer yo como madre/padre preocupado por este fenómeno? Comunícate con tu hijo/a. Involúcrate. Pon límites. En realidad, esto es algo a lo que las madres y padres estáis acostumbrados/as, sin embargo, en esta ocasión es necesario darle un enfoque online.

Si quieres saber cómo proteger a tu hijo/a del ciberbullying, puedes leer los consejos que a continuación, comparto contigo.

1. Ten una conversación con tu hijo/a

Soy consciente de que suena a tópico, pero en muchas ocasiones se nos olvida hablar con nuestro hijo/a sobre el ciberacoso. Es crucial que tengas una comunicación abierta y honesta con tu hijo/a sobre ciberbullying. Mi consejo es que te reserves unos minutos para hablar sobre el ciberacoso escolar con tu hijo/a. Hazle saber que sabes lo que es el ciberbullying, que quieres saber si él o ella lo está experimentando o si ha tenido algún episodio relacionado con el ciberacoso y, si lo está sufriendo, que quieres ayudarle a detenerlo. Algo en lo que es de suma importancia hacer hincapié en esta conversación con tu hijo/a es que no le juzgarás, incluso si hay fotos, lenguaje inadecuado u otros elementos embarazosos involucrados.

Al mismo tiempo, asegúrate de que tu hijo/a sepa que no está bien hostigar a los demás, ya que, al igual que quieres proteger a tu hijo/a del ciberacoso, también quieres evitar que se convierta en ciberacosador.

Puede ser interesante explicarle la definición de ciberbullying en este punto: uso de información electrónica y medios de comunicación tales como correo electrónico, redes sociales, blogs, mensajería instantánea, mensajes de texto, teléfonos móviles y websites difamatorios para ejercer el acoso psicológico entre iguales.

Si tu hijo/a es aún pequeño, puedes modificar la definición para que pueda entenderla: enviar mensajes de texto dañinos, mensajes instantáneos, correos electrónicos, tweets, fotos, etc. para hacer daño a alguien.

2. Involúcrate

Los padres y madres estáis acostumbrados a preguntar a vuestro hijo/a a dónde va, con quién estará y a qué hora volverá a casa. Pocos hacen este tipo de preguntas cuando sus hijos/as usan las nuevas tecnologías: ¿qué sitios web estás visitando? ¿Con quién estás hablando? ¿Qué estás haciendo en línea?

Por lo tanto, es necesario extender la supervisión a las actividades online de tu hijo/a. Averigua qué redes sociales utiliza (Facebook, Twitter, Instagram…), puedes crear tus propias cuentas en esas redes, y seguir a tu hijo/a o ser amigo de él o ella en esas redes. Probablemente tu hijo/a se opondrá, pero puedes negociar con él o ella que esa es la condición para hacerse una cuenta en esa red social.

Ten en cuenta que los niños/as y adolescente saben mucho de nuevas tecnologías, generalmente, más que su padre y madre, y que sabe cómo ajustar la configuración de privacidad de sus redes para evitar que veas sus publicaciones, incluso si eres un amigo o un seguidor en esa red social. Una solución de supervisión más efectiva, puede ser instalar software de control parental en el ordenador, tableta o móvil que usa tu hijo/a.

Y para los niños/as más pequeños, es importante insistir en conocer sus contraseñas. De esta forma, podrás realizar controles puntuales para asegurarte de que sus interacciones en las redes sociales son las adecuadas (como por ejemplo, que no acepte invitaciones en las redes sociales de desconocidos).

Si tu hijo/a tiene móvil o tableta, considera la posibilidad de instalar una aplicación que sirva para bloquear, borrar y recuperar datos de forma remota si el dispositivo se pierde o es robado. Un móvil o tableta perdida con información privada de tu hijo/a puede ser un medio mediante el cual ser acosado cibernéticamente.

3. Establece límites

Mientras más acceso sin límites y sin supervisión tenga tu hijo/a a dispositivos que se conectan a Internet, mayores serán las posibilidades de sufrir algún tipo de ciberbullying. Para disminuir esta posibilidad, es importante que establezcas algunos límites. Puedes, por ejemplo, restringir el uso del ordenador a determinadas horas o al fin de semana únicamente. También es importante que el ordenador esté ubicado en una zona común de la casa, como el salón, en lugar de su habitación.

No solo es importante establecer normas sobre cuándo los niños/as pueden conectarse, sino que también debemos poner normas sobre qué pueden y qué no pueden hacer.

Estos límites son una de las formas más simples y efectivas de prevenir el acoso cibernético. Para conocer algunas estrategias sobre cómo poner límites a tu hijo/a adolescente puedes leer el artículo del Blog titulado: Lo que necesitas saber para poner límites a tu hijo/a adolescente.

4. Enseña a tu hijo/a ser responsable en el uso de las redes sociales

Cómo padre o madre es importante que enseñes a tu hijo/a cómo debe comportarse en las redes sociales, del mismo modo que le enseñas a usar modales y ser respetuoso y responsable fuera de las redes sociales.

Comportarse de manera responsable a la hora de usar las nuevas tecnologías es una habilidad que debe ser enseñada. Podemos usar una metáfora entre el proceso de aprender a conducir y las nuevas tecnologías.

Antes de que los/as adolescentes puedan conducir, deben seguir una serie de pasos graduales que incluyen una gran cantidad de aprendizaje y práctica bajo una estrecha supervisión. Y sin embargo, cuando los niños/as comienzan a usar las nuevas tecnologías, no les damos ningún tipo de aprendizaje y no ejercemos ninguna supervisión.

Sé que para muchos padres y madres es muy complejo mantenerse al día con las nuevas tecnologías (como por ejemplo, las aplicaciones que están de moda entre los adolescentes, las nuevas redes sociales, etc.). Te animo a que en lugar de ver esto como obstáculo, lo utilices para que tu hijo/a te enseñe y te ponga al día sobre sus aplicaciones, redes sociales y sitios webs favoritos.

5. Aprende a dar las respuestas adecuadas si tu hijo/a sufre ciberbullying

La primera regla de oro es que no supongas que tu hijo/a hablará contigo sobre el ciberacoso. En los casos de ciberacoso, la víctima a menudo, se siente culpable, avergonzada o demasiado dolida como para poder hablar sobre ello. Por este motivo es importante asegurarte de que tu hijo/a sepa que no lo juzgarás, ni castigarás (incluso aunque haya hecho algo que le habías prohibido).

Una de las principales recomendaciones es no responder al ciberacosador, ya que, eso solo alimentará el fuego. Además, de bloquearle en todas las redes sociales y cambiar la información de contacto y contraseñas de tu hijo/a para prevenir que el ciberacosador pueda suplantar la identidad de tu hijo/a. También será importante guardar pruebas del ciberacoso recibido, como por ejemplo, los correos electrónicos. También aconseja a tu hijo/a que únicamente responda a llamadas de números conocidos.

Por último y sumamente importante, debes saber que el ciberbullying constituye un delito penal y como tal, puedes denunciarlo.

Espero que estos consejos sobre cómo proteger a tu hijo/a del ciberbullying te hayan resultado útiles. Si es así comparte en las redes sociales y déjame un comentario. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.